18 feb. 2014

Una familia reclama a Wert 17.000 euros para garantizar la enseñanza en valenciano

Una familia valenciana del municipio de Xirivella ha reclamado al ministro Wert que la Administración le pague los gastos ocasionados durante cuatro años para poder garantizar la enseñanza en valenciano de su hija en un centro concertado de Picassent. Los 17.000 euros que le reclama corresponden a los gastos de pago del centro concertado, transporte y comedor durante cuatro años. Y todo por el incumplimiento de las administraciones educativas de un derecho básico: el de poder elegir la enseñanza pública en valenciano.
La familia pide que la Administración del Estado español cubra los gastos que genera llevar a su hija a una escuela cooperativa que ofrece enseñanza en valenciano, porque en su localidad y en el centro público donde lo solicitó el curso 2010-2011 no fue posible por la denegación de la Consejería de Educación.
Se trata de una familia de Xirivella que reclama los diferentes daños en términos económicos y personales que les ha causado el hecho de tener que buscar una alternativa para garantizar la mejor enseñanza posible a su hija, la enseñanza en valenciano. La familia tuvo que matricular a su hija en un centro concertado, con un gasto mensual de 100 euros; por ser de otra localidad, un gasto de transporte mensual de 160 euros y 100 euros mensuales de comedor escolar por la distancia entre el centro educativo y el domicilio, con la consiguiente imposibilidad de comer en casa.


La carencia de oferta de enseñanza en valenciano en las escuelas públicas de Xirivella hizo que esta familia demandante buscara la enseñanza en valenciano en la escuela cooperativa Les Carolines de Picassent. Durante cuatro cursos, han tenido que asumir los gastos señalados para garantizar un derecho social básico, el derecho a la enseñanza en valenciano. El gasto de pago del centro concertado, el transporte y el comedor durante cuatro cursos asciende ya a más de 17.000 euros.
Mediante el servicio jurídico de la Oficina de Derechos Lingüísticos de Escola Valenciana, esta familia espera que se le trate igual que a las familias que solicitan enseñanza en castellano en otras autonomías con lengua propia, según lo que marca la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad de la Enseñanza.
La familia, que ganó el juicio para abrir una línea de enseñanza en valenciano en el CP Ramón y Cajal de Xirivella, ha presentado una solicitud al Ministerio de Cultura en la que insta al ministro José Ignacio Wert a aplicar la LOMCE en su caso.


Por otro lado, Escola Valenciana constata que la Consejería de Educación continúa incumpliendo la sentencia que dictaminó la Sección Quinta de Sala del Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia valenciano el pasado 13 de noviembre de 2013. El tribunal estimaba que había que reconvertir a valenciano la línea educativa por la cual se ha luchado durante cursos. Es por eso que la Consejería de Educación tendría que convertir a enseñanza en valenciano una de las unidades educativas de primero de Primaria del centro, lo cual no ha hecho, justo la línea donde tendría que estar estudiando en estos momentos la hija de la familia demandante.


Antecedentes
En el curso académico 2010-2011, la dirección del CP Ramon y Cajal de Xirivella solicitó un cambio de programa educativo a valenciano con la aprobación del Consejo escolar y un informe favorable de la inspección educativa. Esta denegación fue recorrida por 12 familias. La Consejería de Educación no admitió el trámite e impidió que una veintena de familias pudieran escolarizar a sus hijos e hijas en valenciano, tal como habían solicitado. No obstante, una de las familias llegó hasta el TSJ valenciano y ganó el juicio a la Consejería de Educación .
Aun así, esta familia tuvo que matricular a su hija en un centro concertado para garantizarle la enseñanza en valenciano, antes de que el TSJ dictaminara una sentencia favorable.
Publicar un comentario