30 mar. 2014

La ONU pide apartar la infancia de "la violencia de la tauromaquia"

 Lo hace mediante el Comité de los Derechos del Niño, máximo órgano internacional en la materia encargado de garantizar el cumplimiento de la Convención de los Derechos del Niño, y a instancias de un informe presentado por la Fundación Franz Weber en el marco de su campaña Infancia Sin Violencia.
La observación es para Portugal, único país con actividad taurina examinado este año, pero que según Vera Weber, Vicepresidenta de la Fundación, "el mismo principio rige desde hoy para todos los otros Estados parte, pues la convención tiene como objetivo ofrecer los mismos derechos a todos, y esto se aplica a todos los niños".
La Organización para las Naciones Unidas (ONU), a través del Comité de los Derechos del Niño, uno de los 9 órganos de tratados de los derechos humanos, se ha pronunciando de forma expresa en contra de que los niños participen y asistan a eventos taurinos.


La Fundación Franz Weber presentó en marzo de 2013 un informe en el que llamaba la atención del Comité sobre la existencia en Portugal de eventos taurinos donde los niños y niñas presencian actos de violencia, así como escuelas de tauromaquia donde éstos son obligados a participar en dichos actos, algo que viola las obligaciones en virtud de la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño, un tratado de obligado cumplimiento que es, hoy en día, la Convención de Derechos Humanos mas ratificada por los poderes legislativos del mundo.
Dicha Convención recoge el derecho de todos los niños y niñas (menores de 18 años) a un nivel de vida adecuado para su desarrollo físico, mental, moral y social, así como el deber del Estado de adoptar las medidas que aseguren al niño dicha protección, cuestión que no se cumple en el ámbito de la tauromaquia, tal y como manifestaron varios miembros del Comité, entre ellos la Vicepresidenta, Sara Oviedo, en la sesión de los días 22 y 23 de Enero en Ginebra "la participación en actividades taurinas de niños, niñas y adolescentes supone una fuerte violación de los artículos de la Convención de los Derechos del niño". Hiranthi Wijemanne, miembro del Comité proveniente de Sri Lanka, expresó su preocupación por esta cuestión argumentando que "desde pequeño al niño se le expone a una forma de actividad violenta" que además "conlleva riesgos para su propia integridad física". Jorge Cardona, miembro español del Comité resaltó que a pesar de que el organismo portugués para la protección de los niños ya dictaminó en 2009 que dicha actividad suponía riesgos, a día de hoy se sigue autorizando a menores de edad a participar en espectáculos taurinos, en contra de las obligaciones de la Convención.


Hoy, 5 de febrero, el Comité ha hecho pública su postura respecto a la participación y asistencia de niños a espectáculos taurinos "El Comité , con miras a la eventual prohibición de la participación de los niños en la tauromaquia , insta al Estado Parte a que adopte las medidas legislativas y administrativas necesarias con el fin de proteger a todos los niños que participan en el entrenamiento y actuaciones de tauromaquia , así como en su calidad de espectadores ". Y, entre otras observaciones, añade: " El Comité también insta al Estado Parte a que adopte medidas de sensibilización sobre la violencia física y mental asociado a la tauromaquia y su impacto en los niños".
"En las escuelas, lecciones o eventos taurinos en que participan niños, éstos tienen que herir violentamente a los toros con elementos cortopunzantes y agarrarse al animal sin protección hasta dominarlo, siendo muchas veces víctimas de accidentes", afirma Sergio Caetano, representante de la Fundación Franz Weber en Portugal. "Por otra parte, los niños que son testigos de estos espectáculos presencian imágenes de gran violencia. Entendemos que ahora Portugal debe evitar que los niños menores de 18 años reciban clases de tauromaquia y participen o visualicen espectáculos taurinos" sentencia el activista.
Según declaraciones de Anna Mulà, abogada de la Fundación Franz Weber "El principio del interés superior del niño, que es la esencia de la Convención, prevalece sobre el de diversidad cultural y sobre cualquier interés legítimo que pudiera entrar en conflicto".
Leonardo Anselmi, Director de la misma Fundación para Iberoamérica, considera que "la ONU nos ha dado un argumento más para estar en contra de la tauromaquia y de esos espectáculos violentos que no solo dañan a los animales, sino a toda una sociedad incluidos niños, niñas y adolescentes".
Publicar un comentario