9 abr. 2014

Las Marchas de la Dignidad convocan en Madrid una manifestación antirrepresiva

La respuesta del Gobierno a la movilización del 22M en Madrid sigue dejando una estela de detenciones. El lunes 7 entraba en prisión preventiva una segunda persona que había sido detenida el viernes 4, casi dos semanas después de la gran marcha contra las políticas de austeridad y por la dimisión del Ejecutivo de Rajoy. Ese día diferentes medios de comunicación informaron de un total de 11 detenciones con los cargos habituales de desórdenes públicos, atentado a la autoridad y lesiones. Con éstas, el balance total es de 33 detenciones. La Fiscalía, por su parte, ha pedido que el juzgado vuelva a considerar meter en prisión preventiva a tres de los detenidos el 22M.
En respuesta, la organización de las marchas llama a manifestarse en Madrid el próximo jueves contra lo que consideran una "escandalosa criminalización" de la protesta que juntó en esta ciudad a cerca de medio millón de personas. Con el lema "Frente a la provocación y la represión del Estado, la Dignidad del pueblo” saldrá a las 19 horas de Atocha pasando por Jacinto Benavente hasta llegar a Sol.


Un miembro del colectivo Legal Sol ha señalado a DIAGONAL al cierre de esta edición que hasta la fecha no conocían el auto del juzgado número 48 de Madrid que dictó la segunda prisión preventiva. Tampoco hay nota de prensa de Interior ni de la Policía Nacional que informe de las circunstancias de la detención ni de la identificación. La nota publicada por Francisco Javier Barroso en El País, basada en citas textuales de dicho auto, señalaba que un manifestante de nombre Ismael N.C fue identificado en una rueda de reconocimiento por dos agentes de la policía nacional presentes en el momento de los altercados. Siempre según lo que Barroso atribuye al auto judicial, los agentes identifican a esta persona como responsable de los golpes contra un agente con una señal de tráfico arrancada.
El resto de detenciones del día 4, según las informaciones publicadas por la prensa, fueron a personas de ideología anarquista, de extrema izquierda, miembros de la afición del Rayo Vallecano Bukaneros e incluso un miembro de una organización de extrema derecha. Según Legal Sol, esta última atribución ideológica puede ser cierta, dado que el detenido fue asistido por el conocido ultraderechista Ricardo Sáenz de Ynes­trillas. Sobre el resto, ni los convocantes de las Marchas de la Dignidad ni el grupo rayista han reconocido ninguna implicación en actos violentos durante la movilización del 22.
Publicar un comentario