3 may. 2014

Pequeña guía para que no sepan dónde estás en internet

Decenas de satélites dan vueltas al planeta para mostrarnos el camino u ofrecernos mejores comunicaciones pero, a la vez, sirven para tenernos localizadas y localizados. Y no son los únicos: junto al GPS, las torres de la telefonía móvil, las direcciones Internet Protocol, las “cookies” o los metadatos de una fotografía muestran dónde estamos, muchas veces sin que nos demos cuenta. Extraños tiempos los nuestros, donde es fácil estar solos, aislados emocional, física y mentalmente de la gente, pero rodeados de todo tipo de aparatos que permiten a esa misma gente saber dónde estamos. Las recomendaciones extremas para evitar esta clara invasión de nuestra privacidad pasan por no usar el teléfono móvil o borrarse de las redes sociales, con la ayuda de herramientas comojustdelete.me. Pero ¿hay alguien capaz de soportarlo?

Cómo evitar que nos monitoricen a través del teléfono móvil

Grandes delincuentes de nuestro tiempo han sido localizados por el teléfono móvil. Desde sus inicios y por su propia forma de funcionar, el móvil está inmerso en una red de radiocomunicación con múltiples celdas o células que, a medida que el terminal se desplaza, va saltando de una célula a otra en busca de “señal”. La combinación de la proximidad a una celda, el tiempo que tarda la señal en ir de una a otra y la fuerza de la propia señal permiten la localización del aparato, siempre que este esté encendido. Si a esto se añade el GPS que llevan hoy en día lossmartphones, la geolocalización es muy precisa. Además, el Wifi permite también el posicionamiento, a partir de la intensidad de la señal recibida. ¿Cómo evitarlo? Cerrando el teléfono, o bien, desactivando Wifi y GPS.
Desactivar GPS
——————-
En Android, ir a “Ajustes” – “Ubicación y seguridad” y desactivar “Utilizar satélites GPS”.
En iPhone, “Ajustes” – “Privacidad” – y desactivar “Localización” en general o aplicación por aplicación.
Desactivar Wifi
—————
En Android, “Ajustes” – “Conexiones inalámbricas” – Desactivar Wi-Fi.
En iPhone, “Ajustar” y desactivar Wi-Fi.
“Google Location History” en Android
————————————
Los teléfonos con sistema Android tienen otro problema de privacidad añadido: el servicio “Google Location History” que registra sus movimientos y los archiva cronológicamente. Por suerte, es un servicio de acceso público, de forma que sólo hay que ir a https://maps.google.com/locationhistory y borrar estos datos.

Fotos sin metadatos geográficos

Las fotos que tomamos desde el teléfono móvil también llevan, entre otros metadatos, su geolocalización. Esto es especialmente delicado en caso que estas fotos se manden a redes sociales. Lo primero que hay que hacer es desactivar la localización GPS del propio teléfono, a la hora de tomar las fotos. Además, muchos modelos llevan esta opción en la propia cámara y es preciso desactivarla de allí.
En Android, hay que abrir la cámara y desactivar la opción “Almacenar ubicación”.
En iPhone, entrar en “Ajustes” – “Privacidad” – “Localización” y desactivar la geolocalización de la cámara.

Correo electrónico y navegadores limpios de geolocalización

Todos nuestro mails llevan incrustada, entre otros metadatos, nuestra dirección Internet Protocol (IP), a partir de la cual es posible saber desde qué país y ciudad mandamos los mensajes. Es también a través de nuestra dirección IP que un sitio web puede saber desde dónde lo visitamos. La dirección IP es una ristra de números así: 192.168.1.1. Tradicionalmente se oculta con un proxy, un servicio o máquina que ponemos entre nosotros y la persona a quien enviamos el correo, de forma que la dirección IP que aparezca en el mensaje sea la del proxy y no la nuestra.
Ocultar la dirección IP en el correo electrónico
————————————————
Lo más fácil de usar son los anonimizadores en la web, como http://www.sendanonymousemail.net, donde podemos poner el remitente que queramos para nuestros mensajes. Estos servicios no son aptos para gente fuera de la ley, pues la policía puede pedirles la lista de personas que los han usado y localizarnos. Si queremos enviar mensajes sin dirección IP de forma frecuente, es mejor configurar nuestro cliente de correo para que los mande siempre a través de un proxy. En Thunderbird, ir a “Preferencias” – “Avanzado” – “Conexión” – “Configurar proxies para acceder a Internet”.
Ocultar la dirección IP en el navegador
—————————————
Hay diversos servicios de proxies gratuitos para navegación web, como “The Safe Proxy” o “Privacy Surf”. Para usuarios avanzados, mejor utilizar Tor. Hay muchas guías en Internet, como ésta.
Evitar las “cookies de geolocalización” en el navegador
——————————————————-
Los navegadores están configurados por defecto de forma que generan cookies con información que nos localiza y que entregarán a todos los sitios web que se lo soliciten. Para que el navegador no haga pública esta información, hay que cambiar la configuración accediendo a las “Opciones avanzadas”. Aquí se explica exactamente cómo hacerlo en Google Chrome, Firefox y otros.

Que nadie sepa desde dónde accedemos a las redes sociales

La mayoría de redes sociales, como Twitter, Instagram o Facebook, ofrecen como opción la posibilidad de decir dónde estamos cuando mandamos un mensaje. Es el icono de localización típico, que podemos activar o desactivar pinchando encima. Esto vale para Facebook, así como Twitter e Instagram. Asimismo, si estos servicios se usan desde el teléfono móvil, es recomendable desactivar el GPS. Facebook además nos geolocaliza de otras formas, por lo que recomendamos no dar nuestro localización exacta cuando creamos nuestro perfil público. Otra intrusión en nuestra privacidad es el chat, que informa de si estamos accediendo por el móvil o la web. Lo mejor es simplemente cerrarlo. ¿Cómo? Ponte encima de la pequeña rueda de “Opciones”, en la parte baja de la columna, y pincha en “Desactiva el chat“.
Publicar un comentario