14 sept. 2014

Aviso a políticos: comprar 50.000 seguidores en Twitter cuesta menos de 120 euros

La avalancha de los famosos 'huevos' de Twitter ha saltado esta semana a la arena política. El pasado viernes varios tuiteros denunciaban un inusual crecimiento del número de seguidores en la cuenta de Mariano Rajoy en la red de microblogging, cuando previsiblemente iba a ser superado por la del líder de Podemos, Pablo Iglesias. Los aproximadamente 60.000 nuevos seguidores los constituían básicamente avatares de huevos (la imagen que Twitter pone por defecto al crear una cuenta nueva) sin más información, y otros con nombres árabes. En otras palabras: un ejército de seguidores falsos tras los que hay una herramienta informática que los maneja de forma remota.
de webfgmedia

La polémica ha llegado a tal punto que la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, ha tenido que aclarar que se trata de una "cuestión ajena" y que el equipo de comunicación lo está estudiando. Por su parte, Twitter España ha anunciado la suspensión de miles de cuentas falsas que infringían sus normas. Después de esta medida, Pablo Iglesias ha superado a Mariano Rajoy (se puede ver la evolución en Twitter Counter). Pero, ¿puede haber partido una campaña tan burda del propio equipo de comunicación de Rajoy? ¿Se trata de un ataque? ¿Cómo se puede comprar seguidores?

Los 'Zombies' del Twitter

Paco Viudes, consultor especializado en Social Media, destaca que esta práctica de comprar followers existe desde hace tiempo y en todas las redes sociales, también en Facebook, aunque tanto la creación de Mark Zuckerberg como Twitter lo persiguen activamente: "Las redes sociales viven de la publicidad y no les interesa que haya usuarios falsos".
Aún así muchos de estos usuarios 'zombies' siguen campando a sus anchas. En diferentes sitios web, con apariencia de páginas fraudulentas por otro lado, dicen ofertar cantidades ingentes de seguidores por precios bastante bajos. Por ejemplo, en la web 'How do i get followers.net' ofrecen 50.000 followers por 147 dólares (unos 114 euros). No es la única. En buy1000followers.co anuncian 500.000 por 500 dólares (unos 387 euros). Y hay muchas más. Estos sitios mezclan usuarios reales, que controlan, y otros creados que directamente son falsos: los llamados bots.
"No tiene sentido comprar followers falsos de una forma tan burda, con perfiles en inglés o en árabe. Es un cantazo"
Sin embargo, en los últimos tiempos ha surgido otra variedad: es posible 'regalar' ese tipo de followers a una tercera cuenta que no nos pertenezca. Y hay más casos en los que se ha hecho esto con el objetivo de atacar a esa cuenta desprestigiándola.
El experto en social media marketing Miguel Ángel Acera asegura a Público que cualquier persona de forma totalmente anónima puede enviar a una "víctima" miles de seguidores mediante alguna de estas webs con el objetivo de restarle credibilidad. Acera considera que se trata de un fallo que esresponsabilidad de Twitter.
En el caso de la cuenta de Rajoy no ve sentido a que haya sido el equipo de comunicación del presidente: "No tiene sentido comprar followers falsos de una forma tan burda, de perfiles en inglés o en árabe. Es un cantazo", apunta.

Pablo Iglesias, el político con más 'followers'

Las redes sociales se han convertido en una herramienta muy potente y barata en el campo de la comunicación, especialmente en política. Sus características de inmediatez, multimedialidad e interactividad las han convertido en un medio muy apetecible para los asesores políticos, en especial tras la importancia que le dieron en la exitosa campaña 'Yes We can' de Barack Obama en 2008.
Los políticos y sus expertos en comunicación han entrado en una especie de competición por ver quién tiene más followers. Según Paco Viudes esto responde por un lado a la capacidad de comunicar: "Interesa, porque a más seguidores más se difunde el mensaje, esto es así".
"En Twitter hay una cuestión muy importante que es la competitividad de egos"
Pero en su opinión también entra en juego el ego: "En Twitter hay una cuestión muy importante que es la competitividad de egos. A más seguidores más importante eres. Además si una cuenta tiene muchos seguidores es percibida por los usuarios como importante y será más probable que la sigan también", apunta Viudes.
Pese a que en muchos casos son los equipos de comunicación y no los propios políticos los que actualizan estas cuentas, para medios y ciudadanos son ya un punto de referencia para tomar declaraciones o contactar con personalidades. Y en este contexto, los rankings de popularidad se han trasladado también a este ámbito, de ahí la importancia de contar con el mayor número de followers.
Pablo Iglesias (Podemos) sería ahora el político más seguido en España, con unos 539.000 followers, seguido de Mariano Rajoy (535.000). Por debajo estarían Alberto Garzón (240.000), Toni Cantó (156.000), Cayo Lara (152.000) o Pedro Sánchez (59.000).
Publicar un comentario