8 sept. 2015

El número de abuelos que ayuda económicamente a sus hijos y nietos aumenta hasta el 80%

El número de abuelos que ayudan económicamente a sus hijos y nietos por pasar dificultades económicas ha ido aumentando por la crisis en los últimos años y la mitad de los que lo hacen tiene que dar de comer a estos familiares cada día o varios días a la semana. Un informe hecho por Educo y Salvetti&Llombart destaca que si primero fueron los adultos y luego la infancia, ahora son los abuelos los que sufren el efecto dominó de la crisis. El 80% de los ellos —según la encuesta— está ayudando económicamente a sus hijos y nietos, cuando en 2010 el porcentaje era de un 20%. Además, los abuelos dedican una media de 290 euros al mes para ayudar a hijos y nietos y uno de cada tres les entrega una cantidad de forma regular. El estudio, titulado Crisis y efecto dominó ¿Quedan piezas por caer? El bienestar infantil, abuelas y abuelos en la brecha, ha sido elaborado para descubrir el papel de los más mayores en la crisis. El informe ha sido presentado este lunes por José Faura, director general de esta ONG de cooperación que facilita becas comedor para los escolares más necesitados. Educo, que desde 2013 hasta que acabe este curso habrá financiado 1,5 millones de becas comedor en España, quiere concienciar a la sociedad sobre este drama y ha realizado un emotivo anuncio titulado Ella no comerá para que lo haga su nieto, sobre una abuela que tiene que prácticamente dejar de comer para que lo hagan sus nietos.


Pacto de Estado por la infancia 
Faura ha pedido al Gobierno y a los partidos que acuerden un pacto de Estado por la infancia "de una vez" y ha asegurado que aunque en España haya que hablar de "malnutrición" y no de hambre como en África, siguen adelante con las becas comedor porque son "necesarias" pese a los mensajes del fin de la crisis. La coordinadora del programa de becas comedor de Educo, Pepa Domingo, ha resaltado que son los abuelos los que ahora ayudan a sus descendientes por cobrar una pensión, pero que en vez de utilizarla para ellos la tienen que dedicar a su familia. Así, los abuelos están teniendo que reducir sus propios gastos: el 46% de los entrevistados ha bajado el gasto en tratamientos de salud como dentista y oculista; un 45% ha reducido el consumo de luz; el 15% compra menos productos frescos como carne y pescado; la mitad ha dejado de hacer actividad física; y uno de cada diez ha tenido que vender algún bien.

Educo sigue adelante con las becas comedor porque son "necesarias" pese a los mensajes del fin de la crisis
El estudio recalca que el 57% de los abuelos declara que su situación y bienestar personal han empeorado por las dificultades económicas de su familia, pues más de 700.000 familias no tenían ningún ingreso en el primer trimestre de 2015, casi el doble que en 2007, según Educo con datos del INE. En cuanto a las relaciones intrafamiliares que se dan en los hogares que sufren la crisis, cuatro de cada diez abuelos asegura que el ambiente en su familia ha empeorado y un 16% dice que sus nietos discuten más con los padres que antes. El 12% de los abuelos encuestados cree además que los nietos han empeorado su rendimiento escolar. Educo ha presentado este trabajo en el colegio Esperanza de Madrid, donde ha recalcado que en 2014 había en España 2,55 millones de menores en riesgo de pobreza. El sondeo se realizó el pasado mes de junio a 504 personas mayores de 50 años con nietos menores de 18 años y que en la actualidad ayudan económicamente a alguno de sus hijos. Si en 2012 un total de 215.000 menores no podían comer carne, pollo o pescado al menos cada dos días, en 2014 la cifra ascendió a 360.400, lo que supone un 68% más. A la presentación del estudio ha acudido María Ángeles, una abuela de 60 años con cuatro hijos, dos de ellos en paro, y cuatro nietos, con becas comedor. Ella, que está jubilada como maestra de Primaria hace dos años por una enfermedad, ha reconocido que "no ve su pensión" porque directamente va a pagar recibos y a ayudar a su familia. No obstante, ha comentado que esta situación ha unido a su familia "como una piña" e intentan hacer frente juntos a los gastos del día a día.
Publicar un comentario