19 sept. 2015

Mujica, sobre Tsipras: "En política se logra siempre menos de lo que uno se propone"

Si algo caracteriza al expresidente de Uruguay es la espontaneidad para hablar de cualquier tema sin tapujos. Pepe Mujica lo ha hecho este sábado ante los asistentes a la presentación de un libro biográfico ' Una oveja negra al poder. Pepe Mujica, la política de la gente', que recoge su paso por la política y el poder. Una vez acabado su mandato, reconoce que se ha enfrentado a "límites" impuestos por "las circunstancias" de cada momento. "Siempre encontramos limitaciones fruto de la sociedad en la que vivimos", lamenta. Resulta significativo que recuerde más los fracasos que sus aciertos. 
Su paso por la presidencia de Uruguay deja la legalización del matrimonio homosexual, la despenalización del aborto o la regulación de la producción y la comercialización de la marihuana por parte del Estado, así como políticas encaminadas a los más desfavorecidos. No obstante, "sería vanidoso no reconocer que siempre logramos mucho menos de lo que nos proponemos", dice Mujica lamentándose de no haber podido acabar con la pobreza en su país, una de sus obsesiones. Con esta misma reflexión ha valorado el corto gobierno de Alexis Tsipras en Grecia.
"Pobre Grecia", ha espetado el presidente. En su opinión Tsipras "ha jugado con honradez" pero se ha visto "constreñido por fuerzas que le superaban". El expresidente uruguayo ha dicho que Europa debe entender que la deuda griega es "impagable", pero que las convulsiones van a continuar por ahí.
Pero esta no ha sido la única pregunta sobre actualidad que Mujica ha tenido que contestar. El libro de la editorial Debate recoge en numerosas ocasiones la buena sintonía que el expresidente tenía con Hugo Chávez. Esta semana, el expresidente Felipe González afirmaba que "el Chile de Pinochet respetaba mucho más los derechos humanos que el paraíso de Maduro". Mujica ha dicho que es una afirmación que no "comprende" porque a dictadura de Pinochet en Latinoamérica "no tiene parangón" y solo puede compararse con Franco.

La crisis de refugiados: "un choque de prejuicios"

A Mujica se le notaba cansado al llegar. Está de gira por España. Miles de kilómetros y un acto tras otro, pesan. Sin embargo, el sentido del humor que le caracteriza y la entrega del público han conseguido que fuera relajándose y encontrándose cada vez más cómodo. Ante una sala llena y otra de más improvisada, ha hablado de los temas por los que más se le pregunta: la desigualdad y la economía mundial. Ahora también de refugiados. 
"A Europa le sobra fuerza para afrontar el reto de los refugiados", ha afirmado, asegurando que el conflicto radica en un "choque de prejuicios". "El problema es cultural", aunque como ya ha afirmado esta misma semana, la llegada de refugiados puede ser una oportunidad para que Europa supere un problema económico futuro en Europa por el envejecimiento de la población. "Alemania se ha dado cuenta de eso".
De los desafíos que le esperan a América Latina ha asegurado que "es un continente muy rico en recursos", pero con "una gigantesca deuda social" en el que la desigualdad está más latente. Mujica ha recordado que uno de los "problemas más graves de la humanidad es que el 1% de la población tiene el 48/49% de la riqueza del planeta", una situación de la que "tenemos que ser conscientes".

"Un anarco con poder"

El libro semibiográfico que se ha presentado este sábado en Madrid habla constantemente de la pasión que ha levantado Mujica por el mundo. De su "autenticidad" y de ser un hombre que aunque ha deseado el poder también ha renegado de él en los aspectos más banales.
"Mujica es, en esencia, un anarco coonvencido. Después de años de conocerlo tratarlo y profundizar en sus ideas no caben dudas al respecto. Un anarco con poder. Una contradicción difícil de entender, pero cierta. Un presidente que vive del poder con cierta culpa y que cuestiona algunos de sus mecanismos, pero que le encanta ejercerlo". Así le describen Andrés Danza y Ernesto Tulbovitz, autores del libro y periodistas del semanario uruguayo Búsqueda. Quizás esta es la parte del "10%" del relato en la que Pepe Mujica ha tenido "lío" con los que considera amigos. Tal vez no.  
Publicar un comentario