9 nov. 2015

Mucha potencia para tan poca garita: las razones por las que el recibo es del domicilio de Esperanza

¿Una garita de seguridad con una potencia contratada de 6,6 kilovatios y un gasto medio mensual de 200 euros? ¿Una garita con domicilio propio y un recibo independiente y desagregado? Con esa potencia y ese gasto, la garita debería tener 150 metros cuadrados, decenas de electrodomésticos, calefacción y aire acondicionado eléctricos y un uso muy intensivo de todos ellos.


Las facturas de Gas Natural Fenosa correspondientes al domicilio de Esperanza Aguirre y que la Comunidad de Madrid estuvo pagando desde finales de 2003 hasta la primavera de 2013 tienen una potencia eléctrica contratada de 6,6 kilovatios. Así queda recogido en las facturas adscritas a Jesús del Valle 10, el domicilio del palacete en el que vive la expresidenta, y que han seguido llegando a la sede de la Comunidad hasta este verano.
El coste medio mensual de estos recibos, en los que no figura ninguna persona física como titular, es de unos 200 euros y la deuda acumulada con la eléctrica ronda ya los 5.000 euros, correspondientes a los 26 meses que la CAM no los ha abonado porque Ignacio González suspendió el pago a los meses de llegar al Gobierno regional.
¿Puede una factura de 6,6 kilovatios de potencia corresponder a una garita de seguridad ubicada en la entrada de carruajes de una vivienda? ¿Puede esa garita tener domicilio propio y factura independiente de ese domicilio al que protege? ¿Por qué esa factura se sigue enviando a la CAM? ¿Se puede permitir un Gobierno regional no pagar el recibo de la luz que supuestamente pertenece a una garita que le da protección y seguridad a una expresidenta?
Si la factura corresponde a la garita que da seguridad a una expresidenta, cómo se atreven González y Cifuentes a incurrir en un impago que a un ciudadano normal ya le habría provocado el corte del suministro
Son todo incógnitas en este culebrón. Esperanza Aguirre y su equipo insisten en que lo único que le ha pagado la Comunidad durante todos sus años como presidenta ha sido el recibo de la garita de entrada a su palacete. Sin embargo, en la factura que sigue llegando a la Puerta del Sol figura la dirección de su domicilio y no un recibo desagregado para una estancia aparte, como pueda ser una garita.
¿Para qué necesita una garita una potencia de 6,6 kw? Los hogares de consumo medio en España cuentan con potencias contratadas de entre 3,4 y 5,5 kilovatios. Basta echar un vistazo a las webs de las eléctricas, de las organizaciones de consumidores, de la propia Red Eléctrica. Una vivienda con 5,5 kv, según los parámetros estándar, suele superar los 100 metros cuadrados, contar con más de 4 personas y estar completamente equipada con todos los electrodomésticos eléctricos, de los que se hace un uso intensivo.
Y si la vivienda tiene contratados 6,6 kw es porque es aún más grande, cuenta con más personas viviendo y el consumo es tan alto e intensivo que ha de contar con potencia de sobra para que no salten los plomos, como se dice coloquialmente, cuando se conectan demasiados dispositivos a la vez.
Otra duda que asalta a los expertos del sector energético es cómo una garita puede tener domicilio propio y recibo desagregado del sitio en el que se ubica para que la eléctrica le envíe mensual o bimensualmente las facturas, en este caso a la Comunidad de Madrid.
El recibo que sigue llegando a la Puerta del Sol recoge esos 6,6 kv contratados y la dirección de la vivienda, no la de una estancia con factura desagregada
"Lo lógico es que el consumo de la garita esté incluido en el de la vivienda. Sería extraño que se le asignase un recibo independiente a la garita", afirma un experto consultado.
Y si las facturas que han seguido llegando a la Puerta del Sol correspondieran a una instalación para prestar servicios de seguridad a una expresidenta del Gobierno, ¿se pueden permitir Ignacio González y Cristina Cifuentes, expresidente y actual presidenta, negarse a pagar el consumo de luz de esta instalación?
Gas Natural Fenosa, pese a acumular una deuda por impago de 5.000 euros y tener la notificación oficial de que esa factura no la van a pagar más los contribuyentes madrileños, no ha procedido al corte del suministro. Porque podría haberlo hecho (los cortes de la luz a hogares por impago se producen generalmente con deudas muy inferiores, aunque depende de los casos y la reincidencia) y el guardia civil de la garita se habría quedado sin electricidad. ¿Se puede una institución pública dejar a oscuras a los que velan por la seguridad de sus ex altos cargos?
Pues a González no le tembló el pulso a la hora de suspender el pago de los recibos da Fenosa y Cifuentes, tras la reclamación por impago de la compañía eléctrica, se ha negado por carta a hacerlo y le ha pedido que acuda al titular del domicilio que figura en la factura para exigir el pago de los 5.000 euros acumulados.
Publicar un comentario