17 feb. 2016

Políticos, intelectuales, profesionales y artistas apoyan a ‘El Jueves’ frente al ‘lobby’ judío

El pasado miércoles, como cada semana, la revista satírica El Jueves llegó a los kioskos. Entre sus páginas, más concretamente en una sección llamada Desechos Históricos, aparecían unas viñetas sobre el Estado de Israel y su relación con el pueblo palestino. Tras la publicación, el periódico israelí The Jerusalem Post se hizo eco de los dibujos anunciando además la indignación en la comunidad judía española que iba a suponer tomar medidas legales contra la publicación. Entre otros aspectos, consideran que tienen componentes de antisemitismo. Desde la revista, aunque aún no han recibido formalmente ninguna notificación legal al respecto, han comenzado a defenderse. Por ello, se ha lanzado un manifiesto de apoyo con firmas de personas del mundo de la política, el periodismo o la cultura “en defensa de la libertad de expresión” y denunciando lo que entienden como “las presiones del lobby sionista hacia la revista por criticar al Gobierno israelí”. Así lo explica a cuartopoder.es el periodista Pascual Serrano, miembro del Consejo Editorial de la revista y asesor de la misma en temas de actualidad. El autor de las viñetas es Julio A. Serrano, que firma como Don Julio. Entre los firmantes, casi 300, destacan políticos como el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, el diputado de IU Alberto Garzón, el eurodiputado de Podemos Miguel Urbán, los de IU Javier Couso y Marina Albiol o el ex-diputado de las CUP David Fernández. Firman también, entre otras personas, las escritoras Maruja Torres y Rosa Regás, el actor Alberto San Juan, el cantautor cubano Silvio Rodríguez, el cantante vasco Fermín Muguruza, el filósofo Santiago Alba Rico o decenas de dibujantes como Albert Monteys, Pedro Vera y Miguel Brieva.

[haz clic en la imagen para ampliarla]

En el manifiesto, que se ha presentado hoy lunes junto con las firmas, se condena “la tentativa de criminalizar la libertad de expresión”, se defiende “el derecho de El Jueves a satirizar en todas direcciones” y además se exige a Israel “el cumplimiento de la legalidad internacional y el fin de la ocupación de Palestina”. “Los abajo firmantes queremos denunciar por nuestra parte la tentativa de los grupos de presión israelíes en España de identificar el Estado de Israel con la defensa de la religión judía y del conjunto de los judíos del mundo, queremos solidarizarnos con el autor de las viñetas y con los editores de El Jueves, que se han servido de la sátira para criticar precisamente esa identificación fraudulenta, y queremos exigir respeto a la libertad de expresión en nuestro país”, señala el texto.
Recuerdan también la defensa que se hizo de las viñetas del Charlie-Hebdo ante “las reacciones liberticidas de algunos musulmanes”. “No podemos consentir que se limite el derecho a satirizar el comportamiento de un Estado que se reclama fundamentado en la fe religiosa, que no tiene constitución y que promueve la exclusión de los no-judíos a través de leyes que seleccionan el acceso a la ciudadanía y a los derechos a ella asociados con criterio religioso: es el caso, por ejemplo, de la Ley del Retorno o de la Ley del Ausente”, afirman al respecto. “La pretensión de criminalizar las críticas a Israel -incluso cuando proceden de judíos antisionistas- como manifestaciones de antisemitismo (con el horror que esta palabra justamente evoca en la opinión pública) no sólo es moralmente abyecta sino que hace más necesarias y legítimas denuncias valientes como las que ha publicado El Jueves. Israel es criticable; la sátira, además, nunca debe ser censurada, perseguida o castigada”, añade el texto.
La Red Internacional Judía Antisionista firma el manifiesto, así como varios profesores universitarios expertos en el mundo árabe. También aparecen las firmas en el manifiesto de distintas organizaciones de apoyo a la causa palestina como la Plataforma de Solidaridad con Palestina o Rumbo a Gaza entre otras. Otras organizaciones sociales o políticas como Ecologistas en Acción, Paz con Dignidad, Asociación ProDerechos Humanos de Andalucía, Anticapitalistas o UJCE también han mostrado su apoyo.
“Demasiadas veces se presenta a Israel como la democracia de Oriente Medio y las viñetas lo que cuentan en clave de humor es que es un Estado teocrático basado en un principio religioso y por tanto incompatible con la democracia”, señala Serrano. En los dibujos aparecen, entre otras viñetas, una en la que un soldado israelí orina en la cara de un palestino. “¡¡Tú no lo entiendes, palestino!! Mis abuelos estuvieron en un campo de concentración”, señala el soldado en el dibujo. “¡¡Pero oiga!! ¿Y qué culpa tengo yo?”, contesta el palestino. También aparece una referencia a la Torá, el libro sagrado judío. “Y aquí está la considerada primera Constitución de Israel, guardada con celo en el museo de Israel: una Torá forrada con la piel de mis santos cojones”, señala un rabino en el dibujo.

[haz clic en la imagen para ampliarla]

n mi opinión es la historia de siempre, se intenta rentabilizar el holocausto para justificar todo tipo de tropelías del Gobierno de Israel. En las viñetas tuvimos mucha precaución al hablar del holocausto para reconocer ese genocidio y tragedia pero al mismo tiempo dejar claro que eso no justifica dejar a palestinos sin tierra o expulsarlos de sus casas e impedirles tener derechos ciudadanos”, afirma el asesor de la revista.
Las viñetas, según explica Serrano, se basan en investigaciones periodísticas tanto suyas como sacadas de libros de otros expertos en Oriente Medio. “Todo está perfectamente documentado. No existe ninguna motivación religiosa ni mucho menos antisemita sino que simplemente hay elementos de crítica al Gobierno de Israel por su comportamiento, represión, vulneración de la legislación internacional y contra los DDHH en los territorios ocupados”, afirma. David Hatchwell, portavoz de la comunidad judía en España anunció el jueves las medidas legales en el periódico israelí. Señaló que la representación que hace de los judíos podría ser tomada de la publicación nazi Der Stürmer y nadie notaría la diferencia. “Es absolutamente indignante”, dijo en referencia a las viñetas.
Publicar un comentario