6 abr. 2016

Ana Rosa Quintana y las lecciones de ética

La decadencia de la televisión corporativo-financiera se agudiza imparable en dirección inversamente proporcional al nivel de formación política de la sociedad. Los magacines matinales que antes comparaban medias de espectadores, hace algún tiempo que han dejado de cuantificarlas públicamente para centrar su propaganda en los porcentajes de cuota de pantalla. Y saben muy bien por qué lo hacen. Un 20% de El Programa de Ana Rosa puede seguir siendo un 20% sobre cualquier cantidad, pero una media de 570.000 espectadores en 2015 no se parece mucho a una media de 1.100.000 en 2005. Estos programas de telepredicadores se están hundiendo y sus productoras lo entienden mejor que nadie. Como también saben que su influencia es cada día más limitada incluso entre sus fieles. Pero en cualquier caso siguen teniéndola muy por encima de lo que merecen, que es nada. Y todavía juegan un importante papel sobre ese sector de la población que mantiene el cortijo de unos pocos y al que la mayoría conoce como España.
La reina de las mañanas en el Estado español, empero, sigue siendo la presidenta del Consejo del grupo internacional Banijay en este país, la multinacional que en 2009 se hizo con el 51% de las acciones de Cuarzo, la productora de contenidos que fundara la propia Ana Rosa en el año 2000. Y su influencia no se limita por tanto únicamente al programa que presenta, sino al resto de contenidos que produce, y que llevan su sello.
Para saber qué tipo de sello es ese, solo hay que hacer el esfuerzo de tragarse alguno de sus matinales. Esos en los que se combina con insólita maestría el más repugnante gallinero político con el más despreciable mundo del cotilleo. Para ello Ana Rosa, que es una persona de una incultura notable pero muy espabilada, se rodea del peor elenco de periodistas, ‘profesionales’ y tertulianos posible, dando al concepto de pluralidad un nuevo significado. Así, en el espacio de tertulia política y para defender ideas reaccionarias y ultraliberales que se quieren hacer pasar por moderadamente conservadoras ha contado, entre otros, con la presencia de su propio exmarido Alfonso Rojo, con Eduardo Inda, Arcadi Espada, el sociólogo Javier Gallego, el economista Juan Ramón Rallo, y un largo etcétera de colaboradores que representan de manera innata el rol asignado. Y en el papel de progresistas, situados a la izquierda de la pantalla, personas que en su mayoría saldrían de plano por la derecha como Ana Terradillos, Dani Montero, Pilar García de la Granja, Esther Palomera, los economistas José Carlos Díez y José María Gay de Liébana, y otro largo etcétera para olvidar o compadecer según el caso.
Este conjunto de personalidades da forma, junto a su programa gemelo en la otra gran plataforma mediática (Atresmedia), a la creación de opinión existente en toda la parrilla televisiva. Del servicio público que deben prestar por ley todos los beneficiarios de licencias de emisión tanto públicos como privados, mejor ni hablamos.
Son estas las personas que en base a los contenidos de su elección, nos dan lecciones de ética, y son las que nos intentan orientar sobre lo que está bien y está mal en una sociedad. Su tribuna es la evolución de aquellos púlpitos que perdieron poder de adoctrinamiento a la hora de contener anhelos de justicia e igualdad. Aunque siguen pecando de los mismos vicios: no predican con el ejemplo.
De esta forma, la principal heroína de este cuento chino, la que nos lleva por el buen camino y es amiga de la plebe; la que machaca sin piedad a cualquiera que se desvíe de la moral que ella configura a diario, es la misma que encargó a un negro (que resultó ser el hermano de Alfonso Rojo) la creación del que presentaba como su primer libro (retirado tras denunciarse el plagio que su excuñado, el autor en la sombra, había hecho de párrafos completos de una novela ajena. Un plagio en una estafa, todo mezclado). Y también es la misma que ejerce de azote de según que presuntos defraudadores, como en el no-caso Monedero, al tiempo que es la feliz propietaria, amén de otros muchos bienes, de una SICAV (Argomaniz Inversiones) con un patrimonio que supera los 10 millones de euros y que gestiona el banco suizo Lombard Odier, uno de esos bancos con caché incluso entre las entidades helvéticas, y no precisamente por ser la más antigua.
Pero una persona que utiliza el vehículo inversor que ha convertido España en un paraíso fiscal para millonarios, y poder librarse así de pagar impuestos en este país al que tanto quiere, no ceja en su empeño aleccionador, poniéndose incluso de ejemplo si se tercia.
Visto desde esta perspectiva, resulta mucho más interesante recordar y comprender la estúpida pregunta que la diva de las mañanas hizo hace unos meses a un despistado Pablo Iglesias: ¿Quiénes son los ricos, tú y yo somos los ricos?
Hoy sería reconfortante poder dirigirse a ella y decirle: No, Ana Rosa, la rica eres tú. La codiciosa también. Y no mientas: tú no estás de acuerdo con nada de lo que dice Pablo Iglesias. Con nada. De hecho todo lo que dice y representa te da verdadero asco. Tú lo que pasa es que no tienes vergüenza, y manipulas burdamente hasta donde puedas y más con tal de protegerte y proteger los privilegios de los que son como tú; esos que precisamente se sienten amenazados por Iglesias cuando dice que los ricos deben pagar más impuestos. Y sí, siendo plenamente consciente de que tu comportamiento clasista perjudica a la mayoría para que tú te beneficies. También a tu público (o principalmente a él). Deja ya de dar lecciones de ética. Sé valiente y di lo que piensas. Di, como Rajoy hizo en su día, porque incluso él es mejor que tú, que tú mereces vivir mejor que el resto, y que no todos merecemos siquiera las mismas oportunidades, y que por eso intentas influir en la conformación de una realidad que favorezca a los de tu clase desde las herramientas que el poder pone en tus manos. O mejor, haznos un favor impagable y vete ya a tu casa a envejecer cómodamente y a reírte de tu familia si ellos te lo consienten. O quédate, y comprueba como cada vez llegáis a menos gente, y cómo puede que en un futuro cercano hasta los que hoy te gritan eso de ¡Ana Rosa, guapa! al verte, acompañen tu nombre de adjetivos que sí hagan justicia a lo que en realidad eres.
Tiempo al tiempo.
Publicar un comentario