10 abr. 2016

“La digitalización sin renta básica será una distopía”

“Toda nuestra existencia va a cambiar cuando todo el mundo reciba una renta básica universal, pero es muy aburrido debatir sin tener ejemplos que mostrar. Esto es lo que hemos cambiado”. Habla el joven Michael Bohmeyer, un visionario alemán que ha creado la primera renta básica financiada a través de micro­donaciones particulares. El crowdfunding, palabra inglesa cuyo significado literal es “donación por multitud”, ha permitido a Bohmeyer conceder mas de una treintena de sueldos mensuales de 1000 euros durante doce meses. La renta básica es un concepto que consiste en el pago de una cantidad mensual fija para todas las personas, con independencia de sus ingresos, posesiones o su edad.
Una de las agraciadas, Olga Zimmer, que vive en el sur de Alemania, cerca de la ciudad de Ulm, explica cómo su hijo menor de edad fue quien ganó el sueldo en 2014. “Lo escuché en la radio y me registré”. La afortunada, que es enfermera a media jornada y cuida de su madre dependiente, explica que su vida se volvió más relajada y ello le llevó a plantearse preguntas que hasta ahora no se hacía como:“¿Es nuestro estado realmente social?”.
Aunque Olga y su hijo ya no reciben el sueldo mensual, la experiencia para ella ha sido positiva y ahora cree que la renta básica “es una buena idea”. Hasta entonces, explica, no se había planteado la cuestión desde el punto de vista político y reconoce que se sorprendió al comprobar que algunos de sus amigos y allegados realizaban críticas inesperadas al concepto. “Nunca habíamos hablado del tema hasta ahora”, asegura.
Igual que muchos otros alemanes. Si algo ha hecho el proyecto Mein Grundeinkommen (Mi Renta Básica, en alemán), que desde el verano de 2014 ha crecido hasta establecerse como asociación sin ánimo de lucro que emplea a doce trabajadores, ha sido sin lugar a dudas revolucionar el debate en torno a la renta básica en Alemania. El movimiento por una renta básica que ya existía en Alemania se mostró escéptico pero ahora, según Bohmeyer, se ha logrado “cierta autoridad en la escena” y las relaciones son “amistosas”. Él cree que siempre que aparece algo nuevo es normal que surjan recelos.

15.000 personas pagan una cuota mensual

“Nos gustaría que nuestra web estuviera en otros idiomas, pero no para tener el monopolio ni nada de eso, sino para que mas personas sepan cómo lo hemos hecho nosotros y puedan copiarlo”, explica el fundador. En la asociación ya tienen bastante trabajo en Alemania: un cuarto de millón de personasestán registradas en la web y unas 15.000 pagan voluntariamente una cuota mensual. “No es una lotería, porque las personas no tienen por qué pagar nada para participar”, aclara Bohmeyer.
El joven alemán, que ha cursado estudios de ciencias sociales y marketing, creó una empresa de venta online que comenzó a funcionar tan bien que ya no tenía necesidad de trabajar para ganar dinero todos los meses. “No era mucho”, asegura, “eso sí, era incondicional”. En ese momento fue cuando su vida comenzó a cambiar y una bombilla se encendió en su cabeza: “Me volví mas atrevido, mas creativo, y me di cuenta de que todo el mundo debería tener derecho a una renta básica incondicional”. Después se le ocurrió la idea del crowdfunding que ha revolucionado a los alemanes.
Hasta ahora en Alemania sólo se había llevado a cabo un intento similar en 2010 cuando la fundación Breuninger trató de realizar una prueba y comparar 100 personas en Stuttgart, donde la economía en teoría marcha bien, con otras 100 en Brandenburgo, una zona mas deprimida, si en ambos casos recibiesen 800 euros al mes sin condiciones. Este proyecto, sin embargo, nunca llegó a realizarse por falta de fondos.

La renta básica cobra fuerza

En Alemania, el Partido Pirata (Piratenpartei), la organización juvenil del partido Los Verdes (Die Grüne), así como buena parte de los integrantes de la organización no gubernamental para el control de los mercados financieros Attac defienden una renta básica universal. En el partido La Izquierda (Die Linke) la cuestión es objeto de debate. La co­presidenta del partido, Katja Kipping, fue portavoz de la iniciativa por una renta básica, por ejemplo. En general parece que la opinión del partido va mas encaminada a un sueldo básico, pero sujeto a contraprestaciones.
Pero no sólo organizaciones de izquierda o caritativas -como las ligadas a la iglesia- se muestran a favor de una renta básica universal en Alemania. También una parte de los liberales está a favor de esta medida. El dueño de las droguerías DM, Götz Werner, uno de los hombres mas ricos del país, es uno de sus defensores mas famosos, e incluso una parte de la extrema derecha, los llamados de Tercera Posición (Querfront) también se han pronunciado a favor de la renta básica.
En el loft donde la asociación Mein Grundeinkommen tiene su oficina berlinesa, en el barrio multicultural de Kreuzberg, no hay sitio para “ideologías racistas, ni discriminatorias de ningún tipo”, según puede leerse en algunas de las cientos de notas que cuelgan de las paredes. Ante la pregunta de las consecuencias de la aplicación masiva del concepto de renta básica en la economía, recuerdan que “la reorganización del trabajo que viene con la digitalización hará que todavía mas personas acaben en el paro, ¿y qué se hace con estas personas? Las personas no pueden concurrir con las máquinas”, pregunta Bohmeyer para añadir a continuación: “La digitalización sin renta básica será una distopía, con renta básica será una utopía”.
Publicar un comentario