14 may. 2016

Ocho propuestas de la Marea Blanca para “recuperar” la Sanidad Pública

La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP), más conocida como Marea Blanca, se ha propuesto dar las pautas para “recuperar” este servicio estatal en la próxima legislatura. Y por ello, ha planteado una batería de propuestas que buscan deshacer el “proceso de recortes, deterioro, desmantelamiento y privatizaciones” que ha llevado a cabo el PP.
“La repetición de las elecciones generales plantea una nueva oportunidad y por ello desde la FADSP entendemos que hay que realizar propuestas para que nuestro sistema sanitario vuelva a ser un servicio público universal, accesible y de calidad para toda la población”, han señalado en su informe.


1. Sanidad Universal. La Marea Blanca ha exigido que se garantice la cobertura sanitaria a la totalidad de la población, “sin exclusiones”, y se incluya en a los funcionarios en el sistema de salud de manera progresiva. Dos puntos muy controvertidos que han sido motivo de disputa en varias comunidades autónomas.
2. Garantizar la accesibilidad. Un término que va desde los copagos, hasta las largas listas de espera, pasando por los recortes económicos. Todos ellos, inaceptables para un buen sistema sanitario. Asimismo, la Fadsp ha exigido que se potencie la atención primaria, por considerar que, con los medios suficientes, pueden solucionar el 80% de los problemas de los ciudadanos; así como que se garantice el acceso a todos los tratamientos validados, en alusión a los enfermos de Hepatitis C, que han tenido que enfrentar numerosas trabas para poder adquirir sus medicamentos.
3. Financiación suficiente. “La financiación pública mediante impuestos y el modelo de cobertura universal han demostrado en la experiencia internacional tener un menor gatos sanitario y una mayor eficiencia y mejores resultados en salud”, han asegurado, reiterando su oposición al sistema de copagos.
Lo que si corregirían desde la Marea Blanca es la “excesiva disparidad” de los presupuestos sanitarios entre autonomías. Para ello proponen establecer una “financiación finalista” para la Sanidad y reforzar los fondos de Cohesión del Ministerio de Sanidad para limitar las desigualdades.
4. Recuperar lo privatizado. “Ello supone tanto no realizar nuevas privatizaciones como acabar con la privatización silenciosa, es decir con las derivaciones sistemáticas hacia el sector privado”. En este sentido, han denunciado que durante estos cuatro años se ha reducido de manera intencionada la utilización de las diferentes herramientas públicas, que justificasen la necesidad de los centros de gestión privada.
5. Separar la Sanidad Pública de la medicina privada. La Fadsp considera imprescindible que se exija la dedicación exclusiva a los profesionales del sistema público de manera progresiva, así como que se implementen mecanismos de formación para el personal, al margen de farmacéuticas y tecnológicas. Además, han propuesto la creación de un fondo público de investigación biomédica que reciba “como mínimo el 1% del presupuesto sanitario y que sea gestionada por una agencia pública de investigación”.
6. Aumento del personal sanitario. La Marea Blanca considera necesario incrementar de manera importante el número de enfermeros a la vez que se controla el aumento del número de médicos. Asimismo, ha propuesto que se aumenten los salarios de los profesionales (y de sus incentivos) y que se acabe con los cargos de libre designación, en detrimento de los concursos públicos.
7. Política farmacéutica al servicio de la salud. La problemática que ha rodeado a los enfermos de Hepatitis C ha puesto de manifiesto la necesidad de establecer criterios de fijación de precios, para que estos cubran los costes reales sin ser inaccesibles para los enfermos. Bajo su criterio, a este fin le ayudaría la creación de una empresa farmacéutica pública, que además elimine los intereses económicos que pueden favorecer a un medicamento concreto, sin ser este necesariamente mejor.
8. Reenfocar la salud laboral. La Fadsp propone “actualizar la normativa de salud laboral a la realidad del SXXI, teniendo en cuenta las relaciones de poder, las relaciones laborales, las desigualdades sociales entre los trabajadores, protegiendo especialmente a los más vulnerables”. Para ello, consideran que se debe de poner el foco en la prevención de riegos laborales.
Publicar un comentario