5 jun. 2016

Rajoy solo recorta hacia un lado: 10.000 millones más para la banca (en diferido)

La banca siempre gana. Aunque le suban los impuestos o no se los bajen como al resto de empresas, que vendría a ser lo mismo. A los señores del dinero no les pareció del todo mal quedar al margen de la última reforma fiscal, que reduce al 25% el tipo máximo del Impuesto de Sociedades para el resto de sectores mientras a las entidades financieras se les aplica el 30%. No pusieron el grito en el cielo, ni en la tierra, cuando ese 5% iba a suponerles, sobre el papel, tener que pagar más de 400 millones de euros al haber superado los 10.000 de beneficios el pasado ejercicio. Qué raro. Ni que fueran a ganar más por otro lado.


Nadie en el Gobierno de Mariano Rajoy se extendió en explicaciones. ¿Dejaban pasar la oportunidad de colgarse la medalla de la exigencia tributaria con el sistema bancario después de haber movilizado más de 200.000 millones de euros de fondos públicos para sanearlo? Podía parecer extraño, y más en vísperas de una campaña electoral. Pero era, simplemente, precaución: una manera de evitar disparos en el pie. Unos en ese momento y otros en diferido.
La medida, aparentemente gravosa, supone en realidad, y según las estimaciones del sindicato de los técnicos de Hacienda Gestha, que las entidades bancarias mantendrán anotados en sus balances 10.000 millones de euros de capital, una cifra que irá descontando el Estado como merma de ingresos tributarios en años venideros. Ese descomunal volumen de déficit en diferido, equivalente a la suma de los 8.000 millones en nuevos recortes que Bruselas prevé exigir tras el 26-J por incumplir el déficit más la anunciada multa de 2.000 por el mismo motivo, comenzará a materializarse en las cuentas de los bancos entre el 1 y el 25 de julio, conforme la vayan liquidando en el Impuesto de Sociedades.
El engendro se llama DTA: Deferred Tax Assets en inglés, Activos Fiscales Diferidos en castellano. Su origen se encuentra en las provisiones que el Gobierno  y Bruselas obligaron a los bancos a consignar a partir de 2012, y que descuadró sus balances coincidiendo con la riada de caudales públicos desatada para paliar la resaca de la juerga inmobiliaria del cambio de siglo --un 75% del valor de los activos potencialmente tóxicos, como las hipotecas--, a la que se suman otras como las aportaciones a los planes de pensiones de sus plantillas y, también, las bases imponibles negativas --el Impuesto de Sociedades grava los beneficios y genera bonus en forma de futuras rebajas sobre las pérdidas-- pendientes de compensar.
Apariencia de solvencia a costa del erario público
Bruselas rechazaba inicialmente que los DTA --expectativas de descuentos y ahorros apalancados-- pudieran ser contabilizados como capital a la hora de calcular la solvencia de los bancos, pero el Gobierno de Rajoy equiparó, a 18 años vista, una capitalización de hecho por la vía de las provisiones –ladrillos y pensiones, las bases negativas quedaban al margen-- en un beneficio fiscal a costa del Estado que, al mismo tiempo, elevaba la apariencia de solvencia de las entidades. 
Ahorra, y anótalo como capital, que después te lo voy descontando de tus impuestos; y no te preocupes, que si falla el tinglado te lo abono, que para eso lo he avalado: filantropía liberal prosistémica a costa del contribuyente por la vía del real decreto. El sistema, que en su versión inicial provocó el malestar de las entidades más intoxicadas, ya que el traspaso de activos tóxicos al Sareb no generaba DTA, nació con un montante de 56.601 millones.
El último informe de la Asociación Española de la Banca (AEB, patronal del sector) sobre los balances de sus 139 asociados cifra en 24.600,8 el volumen de DTA al cierre del ejercicio de 2015, tras crecer 121,1 millones un año antes: Santander --5.881--, BBVA --7.541--, Sabadell --6.300-- y Popular --3.603-- copan el grueso, aunque la lista incluye a otros como el Deutsche Bank --203-- y omite a los nuevos bancos surgidos del proceso de reestructuración, entre otras las intervenidas Bankia o BMN.
Esos 24.600 millones en DTA fueron calculados antes de la reforma fiscal, con la cuota del Impuesto de Sociedades al 30%. Rebajarla al 25%, como ha ocurrido con el resto de empresas españolas, los habría reducido una sexta parte, a 20.500. El secretario general de Gestha, José María Mollinedo, estima que la banca acumula bases impositivas negativas por 128.000 millones de euros, una cifra que, con un tipo del 30%, generaría descuentos de la cuota a pagar, o créditos pendientes contra la Hacienda pública, según se mire, por valor de 38.377. “Bajar el tipo impositivo al 25% habría provocado un deterioro de 6.396 millones de euros en los balances” de los bancos, explica.
“Un nuevo apoyo gubernamental a la banca”
Un reciente estudio de Gestha, que califica la medida como “un nuevo apoyo gubernamental a la banca”, sostiene que “bajar 5 puntos el tipo nominal de gravamen provocaría un deterioro de los DTA de las entidades financieras de algo más de 10.000 millones de euros”. Casi el 96% de ellos --9.641-- se concentra en 58 entidades financieras, cuyo balance entre activos y pasivos fiscales diferidos caería de 60.356 a 50.296 millones. “Mantener el tipo nominal en el 30% les produce más beneficios que perjuicios fiscales”, señala.
Sin embargo, cada quien cuenta la feria según le va en ella. Para la AEB, por el contrario, se trata de una medida positiva: “Permite eliminar la incertidumbre que pudiera existir sobre la compatibilidad del tratamiento tributario de estos activos con la legislación comunitaria y asegurar la estabilidad del cálculo del capital regulatorio”, según señala en su Memoria de 2015. 
Se refiere a que los DTA generados hasta el año pasado y garantizados por el Estado seguirán siendo convertibles con solo un gravamen del 1,5% si su cuantía supera lo pagado entre 2008 y 2015 por el Impuesto de Sociedades. Los posteriores que procedan de provisiones por insolvencia y por aportaciones a planes de pensiones “sólo podrán convertirse en un crédito frente a la Administración tributaria cuando se paguen impuestos” en ese ejercicio. Pero no todo iban a ser desventajas: si “en un determinado periodo” el banco paga más Impuesto de Sociedades que DTA genera, “el exceso podrá asignarse a los DTA de la misma naturaleza generados en periodos impositivos anteriores a los dos periodos impositivos posteriores”. En lenguaje coloquial: seguirán siendo acumulables y aplicables a corto plazo.
La congelación del Impuesto de Sociedades a los bancos vendría a ser, tras las intervenciones y la propia gestación de los DTA, el tercer episodio del rescate bancario español. O quizás el cuarto, si se considera que la gestación y el lanzamiento del banco malo tienen entidad suficiente como para constituir por sí solos un capítulo. Igual sí: los 47.220 millones de la operación --45.028 para que el Sareb emitiera deuda y 2.192 para que tuviera liquidez-- supusieron más de mil euros por vecino empadronado y más de 2.400 si se escota por contribuyentes del IRPF. Un dineral, aunque se quede en menos de la tercera parte de la suma de los 61.495 directamente inyectados a las entidades, que recibieron avales por 110.895. Suman 219.610, y rozan los 280.000 con la estimación de los DTA. Es la factura de mantener a flote un sistema bancario que gana 10.389 millones al año.
Publicar un comentario