24 oct. 2016

'Escrache' a González: ni radicales, ni fuera del sistema

Si he entendido bien el 99% de los artículos al respecto desde el miércoles pasado, un grupo de radicales antisistema violentos amenazaron la democracia en España y poco más que tumbaron el mismo Estado en los pasillos de la Universidad Autónoma de Madrid con ocasión de una charla de Felipe González y Juan Luis Cebrián. El País rápidamente llenó la portada online de artículos relacionando a un "grupo de violentos" con Podemos, bendecida la tesis por el portavoz de la nueva gestora del PSOE, Mario Jiménez, quién culpó a Pablo Iglesias: "hace acusaciones y una serie de violentos reproducen esas acusaciones de manera violenta". ¿Queda claro el énfasis en "violento"?

El editorial de El País comparó a González y Cebrián con Unamuno y a los estudiantes con ETA y con Tejero el 23-F


Se sucedieron las reacciones. El Ministro de Justicia se declaró avergonzado porque "uno de los principios de nuestra democracia es la tolerancia, la convivencia y el respeto". Añadió que "los intolerantes no pueden caber en nuestra sociedad". Él de Asuntos Exteriores dijo que era "lamentable" y más aún siendo Felipe González. Albert Rivera habló de un país "democrático y libre" en él que "cualquier persona"—y "por supuesto" Felipe González—"con más razón, puede y tiene el derecho de ir a dar una conferencia a una Universidad". Y así hasta Podemos. Carolina Bescansa también dijo que había sido "lamentable" pero Pablo Iglesias sugirió cierta relación entre los actores: "Es lógico que el Grupo PRISA defienda a sus propietarios pero este nivel de manipulación hace daño al periodismo". Hasta Nacho Escolar abrió en los tres primeros párrafos con "Estoy en contra del boicot ", "Estoy en contra de este boicot" y "Lamento el boicot".

Mención especial merece el editorial de El País, que comparó a González y Cebrián con Unamuno y a los estudiantes—quienes habían seguido «milimétricamente» las consignas de Pablo Iglesias—con ETA y con Tejero el 23-F.

Ríos de tinta y horas de telediario y tertulia después, pocos han sido los medios y comentaristas quienes, defendiendo eso de la libertad de expresión, se han esforzado en escuchar el punto de vista de los estudiantes protestantes. Uno en Ctxt dice que la «única intención era hacer público su rechazo hacia el expresidente González», que no era organizado por Podemos, que lo de las caretas era por la Ley Mordaza y que sus detractores «deben saber que la libertad de expresión ampara, también, mostrar tu descontento con que ciertas personas den conferencias en tu universidad». Con lo que entiendo del tema y de las leyes y los artículos de la Constitución correspondientes, debo compartir la postura de este estudiante. Al menos desde mayo de 1968, es considerado normal y hasta sano en nuestras democracias modernas que los estudiantes protesten ciertas cosas de vez en cuando de manera vehemente. De hecho, según la RAE, la vehemencia forma parte del mismo acto de protestar.

El sábado incluso escuché a Arturo Pérez Reverte censurarles en La Sexta Noche con el argumento de que habría que sentarse a escuchar, en una entrevista, hasta a Hitler o Stalin

Y digo «protestan» porque no se limitaron a manifestarse y mucho menos a debatir, que ha sido otra de las críticas esta semana: que porqué no se sentaron a hablar con Felipe y Cebrián y a escuchar lo que tenían que decir. El sábado incluso escuché a Arturo Pérez Reverte censurarles en La Sexta Noche con el argumento de que habría que sentarse a escuchar, en una entrevista, hasta a Hitler o Stalin. Pues los estudiantes no se sentaron a debatir propuestas porque protestaban. Y sus antagonistas esta semana, sobre todo el Sr. Ministro de Justicia, deberían saber que la tolerancia en una democracia es descrita según las leyes y la Constitución. Ese famoso Estado de Derecho que en otros momentos retóricos les viene tan al pelo. En el espacio público, no hablamos cuando decimos "tolerancia" de si me gusta más o menos lo que tú haces, o lo que yo a ti, que si yo pongo la música más fuerte y tú gritas más en el parque, sino si, según la ley, hemos infringido algún derecho que de común acuerdo hemos aprobado a tal fin.

Y los estudiantes, señores, no han infringido ninguna ley con su acción. El artículo 21 de la Constitución ampara el derecho de reunión pacífica y de manifestación. En 2014, la Audiencia Provincial de Madrid desestimó el recurso de la Fiscalía contra el archivo del caso del escrache a Soraya Sáenz de Santamaría, remarcando en la nota que: «Antes, al contrario, los jueces consideran que la citada concentración debe entenderse como un mecanismo ordinario de participación democrática de la sociedad civil y expresión del pluralismo de los ciudadanos».

La decisión de abandonar la charla había sido de Felipe González, Juan Luis Cebrián y la decana

Consciente del berenjenal en que me iba a meter con este tema esta semana, he llamado, en plan periodista, a varios sitios relevantes para confirmar cosas primero: la UAM, la Policía Nacional (dos veces, para estar seguro), el Grupo PRISA y el PSOE. Y siento decirles que todos los anteriores me confirmaron que no hubo nada destacable a nivel policial o jurídico. Ni delitos, ni detenciones, ni intervenciones policiales, ni siquiera identificaciones de los estudiantes o algún mueble destrozado. Nothing. Rien. Pregunté si tal vez los agentes de seguridad del Sr. González habían decidido que no era factible seguir por el riesgo en la puerta. Que no, me dijo PRISA, de ninguna manera. La decisión de abandonar la charla había sido de Felipe González, Juan Luis Cebrián y la decana. Lo cual viene a refrendar la versión del estudiante protestante en Ctxt: «Ellos decidieron marcharse para no enfrentarse a las verdades que se les gritaban».

En qué contexto y momento político se encuentran El País y el PSOE como para querer montar el show de esta semana y señalar con un dedo bien gordo a Podemos

Así los hechos verificados y así la desmesura mediática. Si no infringieron ninguna ley sino, al contrario, ejercían un derecho respaldado por la Constitución; si todas las organizaciones implicadas confirman que a nivel legal, público, no hubo nada reprochable en un juzgado; y si el mismo Grupo PRISA al final está de acuerdo con el estudiante protestante anónimo en que fueron los señores ponentes quienes decidieron abandonar, el lector inteligente se preguntará ahora con qué fin han obrado, en qué contexto y momento político se encuentran El País y el PSOE como para querer montar el show de esta semana y señalar con un dedo bien gordo a Podemos. Por mucho que los editoriales y tertulianos hablen de radicalización y de que la gente que protesta estaría fuera del sistema, todo apunta a que, al contrario, están dentro de los límites del comportamiento político aceptable.
Publicar un comentario