13 oct. 2016

Madrid cobrará a los bancos por tener cajeros y sube las tasas a vehículos de alta gama

Las entidades bancarias deberán pagar un tasa municipal por sus cajeros a partir de enero del próximo año. La medida ha sido aprobada este jueves por la junta de gobierno del equipo que lidera Manuela Carmena, junto a otras 11 nuevas ordenanzas fiscales, en su mayoría de tipo progresivo. Así, para su aplicación se tendrá en cuenta el índice fiscal de las calles en las que estén situados los cajeros, justificándolo por el aprovechamiento privado de la vía pública, una tarifa que ya está en vigor en municipios de todos los colores políticos.
La recaudación por esta nueva tasa, según el informe elaborado por el Ayuntamiento de Madrid, asciende a 745.405 euros, que se destinarán a programas sociales. El impuesto que deberán pagar las entidades bancarias oscilará desde los 742,22 euros anuales, en la calle con mayor categoría, hasta los 26,21 euros anuales en la vía con menor índice fiscal.
Las tasas a los vehículos de tracción mecánica también se modificarán a partir del próximo año. Los afectados serán aquellos vehículos de alta gama y motocicletas de alta cilindrada, que verán incrementado este impuesto “ligeramente” y “dentro de los parámetros que la ley indica”, según ha explicado el delegado de Economía y Hacienda, Carlos Sánchez Mato. En total, se verán modificados al alza alrededor del 9% de los recibos. El incremento al máximo legal de las cuotas se aplicará a los dos últimos tramos de turismos (turismos de entre 16 hasta 19,99 caballos fiscales y turismos de 20 caballos fiscales en adelante) y a los dos últimos tramos de “otros vehículos” (motocicletas de más de 500 hasta 1.000 centímetros cúbicos y motocicletas de más de 1.000 centímetros cúbicos). Esta última medida producirá un incremento en la recaudación de 2.499.750 euros.
Entre las nuevas ordenanzas fiscales aprobadas este jueves, destaca también la tasa de vados. Estos cambios supondrán una menor recaudación para el ayuntamiento, superior a los 3.100.000 euros, y al igual que la tasa de cajeros, se aplicará de manera diferencial dependiendo del índice fiscal de calles, lo cual afectará favorablemente a los barrios periféricos. Otra de las tasas que también descenderán será la del impuesto sobre construcciones, instalaciones y obras (ICIO), especialmente para bonificar la rehabilitación de las viviendas con más necesidades. En total, los ingresos caerán en alrededor de 1.200.000 euros. En el capítulo de bonificaciones, aumentarán hasta el máximo permitido por la ley en las dedicadas a sistemas de energía solar. 
​Nueva amortización de deuda
En el capítulo económico, la junta de gobierno municipal de Ahora Madrid ha aprobado la amortización anticipada de deuda correspondiente a tres préstamos por valor de 346,5 millones de euros. Una cantidad que proviene del remanente de las inversiones financieramente sostenibles y que la denominada Ley Montoro obliga a dedicar a amortizaciones. Por otra parte, a finales de este año culminará el proceso de revisión de valores catastrales, que entrará en vigor, al igual que las nuevas ordenanzas fiscales, a partir de 2017.
Las reducciones en el catrastro oscilarán entre el 20 y el 40%, que se añaden al descenso del 7% que ya se aplicó de manera generalizada el pasado año. En este nuevo ejercicio, se verán beneficiados una cuarta parte de los recibos, correspondientes a aquellos de menor valor catastral. En el resto de inmuebles habrá congelación de tipos. Los cambios registrados en la ordenanza del IBI suponen una diferencia de recaudación de un 4,67% entre las previsiones de cierre de este año y las previsiones iniciales del próximo año, de los 1.344.914.365 euros en 2016 a los 1.407.720.162 previstos en 2017. 
Publicar un comentario