6 jun. 2017

Cambio climático: China y la UE se unen contra Trump

Por enésima vez el Twitter del presidente norteamericano, Donald Trump, está que echa humo, y es que esta vez ha lanzado un mensaje en el que dice que confirmará hoy jueves si Estados Unidos finalmente cancela los acuerdos firmados por el expresidente Obama en París 2016, con los que se pretende entre otras muchas cosas reducir las emisiones de carbono.
Y finalmente así ha sido. Trump ha confirmado que el país que dirige abandonara el acuerdo por la lucha contra el cambio climático.
donald_trump_pollution
Este nuevo planteamiento de política medio ambiental que pone sobre la mesa el gobierno de Estados Unidos sumado a los fríos encuentros que Trump ha mantenido con los mandatarios de algunos de los países que lideran este acuerdo, ha llevado a China y a la Unión Europea a dar los primeros pasos para formar una alianza que refuerce aún más los acuerdos que pretende rechazar Washington.
85
China y la mayoría de los países de la Unión Europea pretenden liderar este ¨cambio de energías contaminantes por energías renovables¨, aunque no excluye a ningún otro país que esté dispuesto a poner toda la carne en el asador.
Mientras, la política de Trump incluye entre sus planes energéticos potenciar las industrias del petróleo y el carbón, dos importantes fuentes de emisión de dióxido de carbono, que además es el principal potenciador del conocido efecto invernadero de la atmósfera.
DBMWPX0WAAIqAlE
China ha puesto la primera y acelera con fuerza. Tiene todas las papeletas para desbancar a Estados Unidos y convertirse en el principal fabricante de tecnología solar del mundo. De ser así, supondría un duro golpe para el sector económico y de empleo de Estados Unidos, ya que durante el segundo mandato de Obama había crecido vertiginosamente.
Artboard-1-502
Alemania por otra parte, pretende hacer algo similar, pero liderando el sector de la energía eólica. De esa manera podrá contribuir junto con China y otros países comprometidos, a implantar estas dos fuentes de energía en muchas zonas del mundo y en tiempo record.
Germany-BARD-Offshore-1-Completed-Ahead-Of-Schedule
Tanto China como Europa también se han comprometido a ayudar a países en desarrollo a reducir su huella de carbono con nuevas tecnologías. Pero no solo se trata de llegar a cumplir los acuerdos de Paris 2016 con creces, se trata de generar miles y miles de puestos de trabajo en estos sectores, algo que en Estados Unidos estaba ocurriendo a un ritmo endiablado y que con las políticas que plantea Trump sufrirá sin duda una seria desaceleración.
coches-electricos-e-hibridos-1024x556
Estados Unidos como principal potencia mundial debería liderar esta intención de reforzar aún más los acuerdos de Paris 2016. Solo dos países del mundo han rechazado el acuerdo, Siria, por la delicada situación que vive, y Nicaragua que manifestó que el acuerdo no era suficiente ya que quiere que el 90% de su energía proceda de fuentes renovables para el 2020. Incluso Corea del Norte, si, uno de los principales enemigos del gobierno Trump, ha ratificado el acuerdo de París.
Coal is excavated at the Jim Bridger Mine, owned by energy firm PacifiCorp and the Idaho Power Company, outside Point of the Rocks, Wyoming March 14, 2014. West Virginia mined 120 million tons (109 metric tons) of coal in 2012, second to Wyoming, or about 12 percent of total U.S. production. Kentucky was third with about 9 percent of output, according to the National Mining Association. REUTERS/Jim Urquhart (UNITED STATES - Tags: ENERGY BUSINESS) - RTR3H5NY
Lo positivo de todo esto, si se puede ver así, es que mientras Trump se pierde en su propia nube de dióxido de carbono, el resto del mundo reacciona como nunca lo ha hecho para implementar nuevas fuentes de energía limpia.
La vitamina Trump, por muy agría que sepa, está dando alas a muchos gobiernos y ciudadanos del mundo que saben lo importante que es cumplir con los históricos acuerdos planteados en Paris 2016 independiente de que ortos remen contracorriente.
Publicar un comentario