27 ago. 2018

Sargadelos despedirá a la mitad de su plantilla si los trabajadores no revocan a la presidenta del comité de empresa

Si ha visitado Galicia quizá tenga usted en casa una pieza de Sargadelos que le trae recuerdos del viaje. Una vajilla o una taza decorada con motivos celtas, una estatuilla de un animal, una figura de un pescador o de una campesina, un colgante-amuleto contra las meigas... Son productos típicos de la empresa de cerámicas más antigua de la comunidad, y aunque se venden en multitud de comercios, no son meros souvenirs. Se reconocen a primera vista por un diseño moderno y elegante, y a la vez sorprendente por lo inusual, divertido y retranqueirode su estilo. Tan propio y vinculado a la idiosincrasia y al modo de vida de este país que esas pequeñas cerámicas pop se han convertido en verdaderos símbolos de su historia, cultura e identidad.
Desde hace unos años Sargadelos vive tiempos convulsos. La compañía fundada en 1805 por Antonio Raimundo Ibáñez y reconvertida en plataforma artística y cultural por la ilustración galleguista de mediados del siglo pasado, ha conseguido sortear la crisis superando la amenaza de quiebra que la llevó a un largo concurso de acreedores, a un expediente de regulación de empleo y a varios cambios en la dirección y en la propiedad.
Ahora vuelve a estar saneada, pero su actual dueño y consejero delegado, Segismundo García, acaba de amenazar a la plantilla de su mayor centro de producción, situado en Cervo, en la costa de Lugo, con despedir a medio centenar de trabajadores. ¿La razón? No soporta a Rogelia Mariña, una empleada que lleva vinculada a la empresa casi medio siglo y que se ha convertido en icono de la defensa de los derechos laborales. García ha comunicado al resto de empleados que si no la revocan como presidenta del comité de empresa para que pueda echarla, los irá despidiendo a ellos, uno a uno. Hasta cerrar la fábrica, si es preciso.
García se define como un empresario ateo, republicano y liberal, que se hizo con las riendas de Sargadelos tras desplazar de su gestión a Isaac Díaz Pardo, el humanista a quien algunos consideran la figura cultural, intelectual y artística más relevante de la Galicia de los últimos cincuenta años.
Fundador de O Castro –otra fábrica de cerámicas situada en Sada (A Coruña)-, en 1949, Díaz Pardo fue quien recuperó junto al pintor Luis Seoane la secular producción ceramista de Sargadelos. También quien convirtió a ambas marcas en plataforma de promoción de la cultura de Galicia, vinculándolas a su editorial –Edicións do Castro- y al resto de empresas, museos fundaciones e instituciones que creó o contribuyó a crear. Cuando murió en el 2012 a los 91 años, el hastagIsaac Díaz Pardo fue trending topic en Twitter.
Rogelia es una de esas operarias que se hizo a sí misma, durante lustros, pintando a mano delicadas cerámicas
La historia de Rogelia se mueve en ese contexto. Hace 49 años entró a trabajar en Sargadelos, donde también estaba empleado su padre, quien murió poco después en la factoría por un accidente laboral. Es una de esas operarias que se han hecho a sí mismas como artistas, durante lustros, pintando a mano las delicadas cerámicas.
Se convirtió en delegada sindical por UGT en los años ochenta, y sus compañeros la definen como una mujer valiente y combativa que se enfrentaba a Díaz Pardo cuando hacía falta, sin arredrarse ante la figura de quien ya era todo un icono en Galicia y quien, sin embargo, acabó concediéndole la medalla de la empresa. También se ha enfrentado a Segismundo García, aunque la respuesta de éste ha sido perseguirla y acosarla de una manera tan irracional y salvaje que parece sacada de un manual de mobbing.
Desde que se hizo con las riendas de la empresa, García no ha dejado de criticar a los sindicatos y de acusarlos de entorpecer la viabilidad de la compañía, entre otras cosas por interponer un recurso contra un ERE aprobado por la Xunta en el 2010 y que los tribunales anularon por ilegal, pese a los sucesivos recursos de la dirección y del Gobierno de Feijóo. Cuando supo que tendría que pagar más de 800.000 euros en indemnizaciones por aquellos despidos ilegales, el empresario acusó a los representantes sindicales de poner en peligro la viabilidad de la compañía.
Cuando los trabajadores impugnaron aquel ERE, Rogelia ya era la presidenta del comité. García la despidió hace dos años, después de expedientarla y sancionarla varias veces sin empleo y sueldo por faltas disciplinarias basadas en falsedades. Ella se fue al paro hasta que en enero pasado la justicia declaró nulo su despido y ordenó a la empresa que la readmitiera, que le pagara los salarios atrasados y que, además, la indemnizara con 30.000 euros por los daños morales que le había causado.
Rogelia volvió al trabajo este año, pero sin posibilidad de seguir desarrollando su añeja capacidad artística porque García la había trasladado de puesto. Llevaba lustros en el departamento de pintado a mano de figuras, pero la enviaron al de producción industrial de grandes piezas cerámicas. Se reincorporó y cumplió. Pero hace unas semanas, el propietario distribuyó entre la plantilla un documento elaborado por él mismo en que se reclama el inicio del procedimiento para revocar a la presidenta del comité. Y advirtió de que quien no lo firmara no conservaría su empleo.
Anunció que echaría a 49 personas, amparándose en que la empresa no puede soportar tantas “presiones sindicales”
Hace una semana cumplió su amenaza y anunció que echaría a 49 personas, amparándose en que la empresa no puede soportar tantas “presiones sindicales” pero alegando como causa la marcha económica de la compañía. Una decena de trabajadores y trabajadoras ya han recibido las cartas de despido.
“García se cree un señor feudal que vive en el medievo y no tiene el más mínimo respeto por los derechos laborales más elementales”, asegura Manuel García Salgado, secretario de la Federación de Industria de UGT, quien recuerda que los resultados de Sargadelos no permiten acabar de un plumazo con la mitad de la plantilla.
En el 2016 la fábrica de Cervo registró beneficios de 857.000 euros. Y si el año pasado apuntó pérdidas –no llegaron a 120.000 euros- fue por los costes de las indemnizaciones por la anulación del ERE ilegal del 2010. Porque su facturación creció en el 2017 un 12% hasta superar los 2,6 millones de euros. Por si fuera poco, la factoría hermana de O Castro también tuvo el pasado ejercicio beneficios de más de medio millón.
“La ha tomado con Rogelia porque es una institución, una mujer valiente y consecuente a la que no ha podido doblegar. Pero que sepa que vamos a seguir adelante y que la defenderemos hasta el final”, advierte Salgado, quien confirma que UGT ya ha llevado el caso a los tribunales por la vía social y que no descarta hacerlo por la penal.
Público ha intentado obtener la versión de García, pero en Sargadelos aseguran que no habla de ese asunto con la prensa y que todo lo que tiene que decir ya lo ha dejado escrito en dos artículos publicados en El Progreso de Lugo.
"García se cree un señor feudal que vive en el medievo y no tiene el más mínimo respeto por los derechos laborales más elementales"
En el primero de ellos, Mañas sindicales y talantes judiciales, acusa a Rogelia de deteriorar el ambiente de la empresa por reivindicar “todos y cada uno de sus posibles derechos” (sic), y critica a los jueces de lo Social por no aceptar la “conflictividad” de un trabajador como causa válida de su despido.
En el segundo, Moral, conformismo y estupidez, arremete de nuevo contra la presidenta del Comité e incluso se burla de los “daños morales” que le causó: “Por la cuantía (30.000 euros) sí deben ser importantes, ya que, según la tabla de indemnizaciones por accidente laboral, la pérdida de la nariz se evalúa en 7.940 euros y la pérdida de un testículo o un ovario, en 2.840 euros”.
“Es un bestia. En el pueblo están hartos de él, pero le tienen mucho miedo”, afirma un vecino de Cervo, también relacionado con el mundo sindical y que prefiere guardar su anonimato. “No creo que Rogelia sea la mujer comprometida que pintan muchos, porque conozco a compañeros que afirman que los dejó tirados. Pero desde luego no se merece lo que le está haciendo este tipo”, añade.
Algunos trabajadores creen que lo que García pretende en realidad es cerrar la fábrica de Lugo para centrar la actividad de la compañía en la planta de Sada, que considera más rentable. Sobre todo después de que el Tribunal Supremorechazarse admitir a trámite el último recurso contra la anulación del ERE del 2010, su último cartucho para no pagar los 800.000 euros de indemnizaciones a los afectados. Las dos firmas están separadas, así que no consolidan cuentas en un balance conjunto de pérdidas y ganancias. “García sabe que los despidos son ilegales, que tendrá que asumir más indemnizaciones y que eso puede llevar a Sargadelos a la ruina. Pero le echará la culpa a los sindicatos, que es lo que ha hecho siempre, y se llevará la marca a otro sitio”, sostienen.
"García sabe que los despidos son ilegales, que tendrá que asumir más indemnizaciones y que eso puede llevar a Sargadelos a la ruina"
El alcalde de Cervo, Alfonso Villares, del PP, ha pedido “consenso” a las partes, pero se ha lavado las manos en el asunto diciendo que Sargadelos “es una empresa privada”. Lo cierto es que si Sargadelos llegase a cerrar y se dejasen de fabricar esas cerámicas que se han convertido en pequeñas obras de arte portadoras de la identidad popular de Galicia, el legado de Díaz Pardo y de las decenas de trabajadores tan artistas como él, como la propia Rogelia, se irá al garete. Y lo que muchos defienden es que lo que hay que hacer es reimpulsarlo con la implicación directa de la Xunta, que hasta ahora no se ha pronunciado sobre el conflicto.
Así opina Miguel Anxo Fernán Vello, poeta, editor, músico y desde el año 2015 diputado de En Marea en el Congreso por la provincia de Lugo. “Estamos a tiempo de recuperar ese legado con un Sargadelos global que tenga en cuenta no sólo la actividad industrial, sino también la creativa, cultural y científica”, afirma. "Porque ese Sargadelos de Díaz Pardo y de Luis Seoane es patrimonio cultural de todos nosotros, de toda Galicia, está hondamente enraizado y reconocido en un espacio colectivo”.
Rogelia no ha trabajado en los últimos días porque la empresa la ha obligado a quedarse en casa con un permiso retribuido que ella no solicitó y que García justifica en la “tensión” que ella genera. Este lunes se reincorpora a su puesto y no sabe lo que le espera. Público la contactó para conocer su versión de la historia, pero ha pedido que no se recojan sus declaraciones salvo las contenidas en esta frase: “Empecé a trabajar aquí con 14 años y sigo defendiendo ahora lo mismo que defendía entoncesdefender a los trabajadores es defender la identidad de esta empresa”.
Publicar un comentario