15 feb. 2016

Plan B: En Europa también se puede

Ada Colau se avergüenza de los niños ahogados, de los africanos que mueren en la valla de Melilla, de los desahucios, de los ataques a Grecia y su soberanía orquestados desde Bruselas. Pero no se resigna y cree que hay que luchar contra toda injusticia, pelear para que se feminice la política y combatir contra los movimientos machistas y fascistas. El testimonio de la alcaldesa de Barcelona, grabado en vídeo, fue una de las principales intervenciones en la presentación en Berlín de Democracia en el Movimiento Europeo 2025 (Diem 25), un proyecto liderado por el exministro de finanzas griego Yanis Varoufakis. El municipalismo de ciudades como Cádiz, Barcelona, Madrid o A Coruña, todas gobernadas por marcas afines a Podemos, servirá de inspiración al movimiento, que quiere derrotar de una vez por todas a la Troika.

de Plan B

En el encuentro, representantes de Marea Atlántica y Barcelona en Comú expusieron cómo de la forma más inesperada y gracias a la ayuda de los barrios, la ciudadanía y los movimientos sociales se han construido barreras para frenar desahucios o intentar establecer políticas sociales y de rescate ciudadano. Xulio Ferreiro, alcalde de A Coruña, y Gerardo Pisarello, teniente alcalde en Barcelona, destacaron la importancia de avanzar un nivel más de resistencia ante la injusticia social, ya que en muchas ocasiones sus propuestas son paralizadas por las instituciones que tienen por encima, como las autonómicas o el propio gobierno central.
“En ocho meses se está viendo que otras políticas desde los barrios y con la gente son posibles, cuando se decía que era imposible”, insistió Pisarello, que señaló que Barcelona luchó mucho contra Franco y ahora se necesitan otras brigadas internacionales. “Demostramos que pudimos ganar el juego electoral con la fuerza de nuestras manos. No es que sea posible, debe serlo“, añadió Ferreiro. El europarlamentario de Podemos Miguel Urbán dejó muy claro que el movimiento que se está gestando no es un frente de partidos, sino ciudadano. E incidió en la necesidad del feminismo como centro de las políticas: “La Constitución será feminista o no será. Queremos que no haya solo padres de la Constitución, sino madres”.

Una repolitización
Políticas tecnócratas y malas decisiones, como las adoptadas sobre la crisis de refugiados, es lo que, según Varoufakis, hay que solventar con urgencia en Europa. Para ello, su mayor baza es la repolitización, es decir, desarrollar su idea de fundar un proyecto paneuropeo que sirva como red solidaria para hacer frente a los recortes impuestos desde Bruselas y reclamar más transparencia y democracia, huyendo del concepto de estado-nación que signifique erigir fortalezas entre los países de Europa. Su estructura aún está por definir e irá tomando forma en la próxima reunión, que se producirá en Madrid el 20, 21 y 22 de febrero, donde se marcará una agenda europea de movilización.
“Necesitamos una política europea coherente que actualmente no se está produciendo. No queremos que Berlín se ponga en contra de Atenas y Atenas de París, por ejemplo. Es el tiempo de hablar de la cuestión de los refugiados como algo común y no convirtiendo a Italia o Grecia en un campo de concentración”, afirmó el exministro griego.
La red pretende ser dual: por un lado, a través del contacto tecnológico permanente y, por otro, con encuentros presenciales en los que se dará forma al tejido solidario que saldrá de este primer acercamiento.
Varoufakis también denunció el doble lenguaje que utilizan las instituciones que imponen la austeridad, como la Troika. Como ejemplo, subrayó la “restauración de la justicia intergeneracional” para referirse a la reducción de las pensiones. En julio, para el exministro griego, se produjo un “golpe de Estado” en Grecia que coartó la soberanía del pueblo, a pesar de que ya había expresado en un referéndum su disconformidad con estas nuevas políticas venidas de Bruselas.
Publicar un comentario