20 jun 2022

Sancionado un guardia civil de Orpesa por trabajar drogado e ir a comprar cocaína de uniforme

Un tribunal militar ha suspendido de empleo y sueldo durante dos años a un guardia civil del puesto de Orpesa que consumía drogas, iba al servicio bajo el efecto de las mismas y llegó, incluso, a ausentarse del cuartel ir a comprar cocaína a Almassora, vestido de uniforme. Así se desprende de la sentencia a la que ha tenido acceso Mediterráneo, que recoge que todo comenzó en 2019 con las sospechas de los superiores del ahora apartado del Cuerpo.

En noviembre de ese año, el agente prestaba servicio de atención al ciudadano (recepción de denuncias). Una mañana, sobre las 10.00 horas, pidió permiso para ausentarse unos minutos para hacer una supuesta gestión en un banco de Benicàssim, saliendo del cuartel vestido de uniforme --si bien cubriéndose con una chaqueta no oficial-- y con el arma reglamentaria. Albergando el comandante del puesto sospechas de que el guardia civil pudiera ser consumidor de estupefacientes por información proporcionada por la Unidad de Seguridad Ciudadana de Comandancia (Usecic), ordenó a la patrulla de servicio de Orpesa que lo siguiera.

El agente sancionado siguió hacia el Grau y después hacia Almassora, por lo que sus superiores avisaron al cuartel de esa localidad para que continuara la vigilancia. Un sargento y un cabo primero se dirigieron hacia un punto habitual de venta de drogas y se cruzaron con el vehículo particular del guardia de Orpesa, siguiéndolo hasta el camí Caminàs.

El ahora sancionado se bajó del coche, identificándose como guardia civil, vistiendo uniforme debajo de una chaqueta y portando el arma y una defensa.

Los agentes del puesto de Almassora le solicitaron que entregara su arma, accediendo este a hacerlo de forma voluntaria. Los otros dos guardias civiles registraron el interior del turismo, hallando en el asiento del copiloto una bolsa con un polvo blanco y una carpeta de tapas duras que fueron intervenidas. Tras pasar aviso al capitán jefe de la compañía, este se personó en el lugar de los hechos, solicitando al equipo de Tráfico que le hiciera la prueba de detección de drogas al agente bajo sospecha. Efectuado dicho test, dio positivo en cocaína.

Según establece el tribunal militar, queda probado que el agente «o bien inició el servicio bajo los efectos de la cocaína, o bien la consumió ese mismo día». Esta conducta resulta, como señala el documento, «claramente incompatible con la prestación de servicio por parte de un miembro de la Guardia Civil». Aunque inicialmente fue sancionado con tres años de suspensión de empleo y sueldo, tras recurrir esta resolución, el tribunal militar central ha dejado la condena en dos años fuera del Cuerpo por no ser reincidente. Además, el agente pierde su destino en Orpesa.

fuente

14 jun 2022

El Constitucional fallará a favor de devolver el escaño a Alberto Rodríguez

Ernesto Ekaizer, periodista de El Periódico de Catalunya, ha indicado en Radio Euskadi que el Tribunal Constitucional ha fallado a favor de devolver el escaño al tinerfeño Alberto Rodríguez (Diputado de Unidas Podemos en el Congreso) anulando así la resolución de la presidenta del Congreso Meritxell Batet “por falta de motivación”.

“El escaño será devuelto”, ha indicado Ekaizer: “Es muy importante esa falta de motivación, porque cuando ves las razones por las que la señora Batet le comunicó la medida a Alberto Rodríguez ves que no hay nada”. Ekaizer cree que la resolución será pública a final de mes o principios de julio.

El ex diputado de Unidas Podemos Alberto Rodríguez presentó un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional (TC) en el que pidió que se declarara nula la sentencia del Tribunal Supremo (TS) que le condenó por un delito de atentado a agentes de la autoridad y que le supuso la pérdida del escaño, por considerar que viola sus derechos fundamentales, solicitando también que se revoquen “todos los efectos lesivos” de esta supuesta vulneración.

En un recurso de 89 páginas, Rodríguez solicitó al TC que establezca que sus derechos se han vulnerado y que, para repararlo, declare la nulidad de la sentencia, anule “todos los actos procesales posteriores en el tiempo”, “retrotrayéndose las actuaciones a dicho momento”, para que se dicte resolución, ya sea el Supremo o el propio Constitucional, que “revoque todos los efectos lesivos de dichas vulneraciones de derechos fundamentales”.

Rodríguez alegó que se han violado sus derechos constitucionales a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva, de reunión y manifestación, de representación política y el principio de proporcionalidad, una violación de derechos fundamentales que considera “imputable de modo inmediato y directo a las acciones de la Sala Segunda del Tribunal Supremo”.

Se trata del segundo recurso que presenta Rodríguez en el TC a raíz de dicho fallo. Ya formuló un primer recurso de amparo contra la decisión de la presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet, de privarle de manera “irresponsable” de su escaño como consecuencia de la ejecución de la condena del Supremo.

fuente

30 may 2022

De España depende que los barcos deban usar un mínimo de combustibles limpios ya en 2030

fuente

Europa negocia imponer por primera vez a los buques que naveguen por sus aguas la obligación de usar un mínimo de combustibles totalmente limpios. La propuesta parte de Alemania, cuenta con el apoyo de Dinamarca, Países Bajos o Bélgica y España es la clave para que se haga realidad.

Los Gobiernos votan adoptar una posición en el Consejo Europeo del próximo 2 de junio. La iniciativa germana consiste en que los barcos que entren o salgan de puertos de la UE deban utilizar al menos un 2% de “combustibles renovables no biológicos” en 2030. En pocas palabras: hidrógeno verde (y sus derivados), que debe ser obtenido sin provocar emisiones. Su plan prevé escalar al 5% en 2035, un 12% en 2040 y un 70% en 2050.

El objetivo es conseguir “una gran reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, hasta un 70%”, según el documento oficial del Gobierno de Alemania al que ha tenido acceso elDiario.es. La navegación marítima supone el 11% de todas las emisiones de CO2 del transporte en la UE y entre el 3 y el 4% del total de las emisiones de CO2, según calcula la Comisión Europea. Es un sector que puede dar un buen bocado a la causa del cambio climático.

Las negociaciones para el nuevo reglamento de combustibles marítimos están a cargo del Ministerio de Transportes. Sin embargo, fuentes de la negociación cuentan que España recela de incluir esta cuota.

Sin una subcuota, los barcos estarán autorizados a utilizar combustibles fósiles más baratos como el gas natural licuado (GNL) y seguir cumpliendo con la regulación

Proposición para una subcuota de combustibles renovables de origen no biológico. Gobierno de Alemania

La idea de introducir este mínimo obligatorio es que actúe como palanca, estimule la demanda, abarate la producción de combustible a base de hidrógeno verde y limpie un sector, el de los buques, con una carga relevante de emisiones de CO2 y metano.

Tráfico ajeno a los compromisos climáticos del Acuerdo de París

Porque, a pesar de ser un gran contaminador, el tráfico marítimo ha escapado a las demandas climáticas nacidas en el Acuerdo de París de 2015.

Demanda potencial de hidrógeno verde para la navegación en 2030

99%

de los repostajes de buques que se realizan en la actualidad en la Unión Europea utiliza combustible fósil

Suecia

Finlandia

Estonia

Dinamarca

Letonia

Lituania

Países

Bajos

Francia

Reino

Unido

Irlanda

Polonia

Alemania

Bélgica

Eslovaquia

Austria

Francia

Hungría

Rumanía

Italia

Croacia

Bulgaria

España

Grecia

Portugal

Chipre

Reduciría en casi dos millones de toneladas la dependencia del petróleo y el gas de Rusia.

El uso de, al menos, un 6% de

combustibles limpios en 2030

representaría una demanda de 800.000 toneladas de hidrógeno verde solo para uso marítimo de un total de 20 millones de toneladas para todos los usos.

MILLONES DE TONELADAS DE HIDRÓGENO VERDE

(utilizando e-amoníaco como producto final)

0

60.000

120.000

180.000

GRÁFICO: IGNACIO SÁNCHEZ. FUENTE: TRANSPORT & ENVIROMENT

Ajeno en gran medida a las exigencias para recortar las emisiones de gases de efecto invernadero que provocan la crisis climática, los barcos (de transporte y pesca) aumentaron sus emisiones de 977 millones de toneladas de gases en 2012 a 1.076 millones en 2018, según el último informe disponible de la Organización Marítima Mundial (OMI). El sector representa por sí solo el 3% de las emisiones mundiales.

De hecho, los objetivos de la OMI para 2050 son “reducir las emisiones al 50% de lo que eran en 2008”. “Es uno de los pocos sectores que no se han alineado con el Acuerdo de París”, recuerda la organización Transport&Environment, que insiste en que los propósitos de la OMI “son insuficientes para limitar el calentamiento global a 1,5ºC en este siglo”.

Por eso nace el reglamento europeo FuelEU Maritime, cuyo objetivo declarado es “aumentar el uso de combustibles alternativos sostenibles en el transporte marítimo y los puertos europeos”. Sin embargo, según el análisis del Gobierno alemán, la normativa deja grietas: “Tal y como está ahora la propuesta, vemos un gran riesgo de que no se consigan los objetivos climáticos para 2050, ya que los combustibles que realmente reducen el CO2 son caros y, por tanto, no serán la opción natural de las compañías”. Por eso abogan por establecer una cuota mínima obligatoria del 2%.

Sin ella, prosigue su análisis, “los barcos estarán autorizados a utilizar combustibles fósiles más baratos como el gas natural licuado (GNL) y seguir cumpliendo con la regulación”. En otras palabras, seguir eligiendo el gas, aunque emita gases invernadero porque es menos costoso.

Porque el gas natural (en este caso licuado para alimentar los motores) ha recibido la etiqueta de verde por parte de la Unión Europea para facilitar la transición a fuentes limpias. España mostró su desacuerdo sobre esta calificación que, finalmente, salió adelante.

Esta etiqueta ha sido una de las escapatorias que ha encontrado el sector gasístico para incorporarse al esperable boom del hidrógeno, según ha denunciado el grupo Corporate Europe Observatory, que revisó la actividad de lobby de las gasísticas para que el hidrógeno obtenido gracias al gas natural cuente como energía limpia.

Los buques de transporte y pesca aumentaron sus emisiones de 977 millones de toneladas de gases en 2012 a 1.076 millones en 2018

Con todo, el transporte marítimo todavía parece que va a tener margen para seguir funcionando con combustibles fósiles: el anteproyecto de Ley de Movilidad Sostenible incluye el gas natural licuado entre las “energías alternativas prioritarias” para “la mejora de la calidad del aire en los entornos portuarios” junto a la electricidad, el hidrógeno verde y los biocarburantes avanzados.

Por otro lado, la cuota que defiende Alemania “trata de asegurar un demanda de los combustibles más limpios que menos CO2 emiten, que son los renovables de origen no biológico”. La conclusión germana es que “un uso acelerado contribuirá a incrementar antes la producción, lo que reducirá los costes a la hora de generar el combustible y aumentará la demanda”.

Transport&Enviroment ha calculado que una cuota obligatoria del 6% de hidrógeno verde en los buques conllevaría una demanda “asegurada” de 800.000 toneladas en 2030. España estaría entre los principales compradores con más de 100.000 toneladas.

Y, para rematar en el contexto de la guerra en Ucrania, la organización asegura que esa cantidad de nuevo combustible “recortaría en dos millones de toneladas la dependencia energética de los hidrocarburos rusos”.

27 may 2022

Quequé: "VOX es una estafa, es el timo de la banderita. Por no valer no valen ni para ser la extrema derecha".