18 abr. 2014

6 alimentos para mantener una buena salud bucodental

Todos sabemos que la sonrisa es un factor fundamental para causar una buena impresión en los demás.  Una correcta higiene dental nos ayuda a mejorar nuestra presencia y también favorece el bienestar personal. Para llevar a cabo un completo cuidado bucal debemos ir más allá de las rutinas de cepillado e hilo dental que efectuamos a diario. Existe una gran variedad de remedios caseros, como los enjuagues bucales a base de hierbas, con los que podemos blanquear los dientes de una forma sana y natural. Pero una de las maneras más sencillas y eficaces para conseguir una sonrisa al estilo Hollywood es utilizando alimentos cotidianos al alcance de cualquier bolsillo. Y es que las propiedades naturales que contienen algunos comestibles son mil veces más efectivas que muchos de los dentífricos que hay en el mercado.

A continuación numeramos 6 alimentos que actúan como agentes naturales en pro de una correcta higiene y limpieza bucal.


1. El té verde
Sus componentes naturales llamados 'catequinas' combaten la inflamación de las encías y controlan las infecciones bacterianas. Japón es uno de los países que consume más té verde del mundo por lo que no es de extrañar que allí se hayan realizado numerosos estudios para analizar los beneficios de esta planta. En uno de ellos se concluye que los hombres que beben té verde regularmente tienen menos posibilidad de contraer una enfermedad periodontal que aquellos que no lo hacen. Otro estudio realizado en el país del sol naciente demuestra que las personas que ingieren una o más tazas de té al día sufren una menor pérdida de dientes en edad avanzada. Aunque todavía queda mucho por investigar sobre las 'catequinas' y su acción en la salud del ser humano, es innegable que su consumo facilita el mantenimiento de una boca sana.

2. Las fresas, los kiwis y los cítricos 
La vitamina C es muy importante para la salud de las encías ya que favorece la producción natural de colágeno. Sin los niveles de colágeno necesario, nuestras encías se vuelven extremadamente sensibles y por lo tanto, susceptibles de sufrir infecciones. Los kiwis y las fresas son las frutas que aportan más cantidad de vitamina C, seguidas por los cítricos como la naranja o el limón. Todas estas frutas hacen una doble función en nuestra higiene bucal. Además de mantener unas encías sanas también ayudan a aclarar el tono de nuestro esmalte, oscurecido como consecuencia del consumo habitual de vino o café. Sin duda un remedio más saludable y cero abrasivo para blanquear nuestros dientes.              

3. Los frutos secos y las semillas 
Ambas son una fuente inagotable de proteínas de origen vegetal. Aportan minerales como el fósforo, el magnesio , el potasio , el zinc…todos ellos imprescindibles para gozar de una buena salud. Pero si hay un mineral que destaca por encima de los demás por fortalecer huesos y dientes como nadie es el calcio. Una dieta a base de calcio proporciona una rápida remineralización de nuestra dentadura. Los frutos secos que contienen más calcio son las almendras y las nueces de Brasil. Las semillas de sésamo también ofrecen numerosas cantidades de calcio pero mejor ingerirlas con cáscara puesto que ahí se encuentran la mayoría de sus propiedades.
                         
4. Las cebollas 
Pocos alimentos curan tantas dolencias como la cebolla. Entre sus múltiples cualidades encontramos la de actuar como antibiótico natural, con componentes como el azufre, ayudándonos a prevenir enfermedades infecciosas. Según una reciente investigación llevada a cabo por una universidad coreana, las cebollas crudas pueden llegar a erradicar hasta cuatro tipos de cepas bacterianas causantes de caries y otras molestias bucales. La mejor manera de beneficiarse de este bulbo rico en minerales y oligoelementos es consumiéndolo en crudo, ya sea en la ensalada o como parte de un sandwich vegetal. Para los que no les gusta la cebolla cruda existe la opción de comerla cocida. No es tan efectiva pero siempre es mejor que no tomarla.

5. Las manzanas, el apio y otros alimentos bajos en ácido 
A menudo nos referimos a ellos como los dentífricos naturales más potentes del supermercado. Estas frutas y verduras, ricas en agua y en fibra, estimulan la producción de saliva en nuestra boca. De esta manera mantenemos las bacterias a raya y bajo control. Además, gracias a su carácter acuoso funcionan a modo de detergente sobre nuestros dientes y encías limpiando toda la superfície mientras los mascamos. A efectos prácticos actuan como un cepillo dental con la diferencia que arrastran las bacterias en el mismo momento de la comida. Una buena manera de evitar la formación de placa dental.

6. Los hongos Shiitake 
El Shiitake es una seta originaria de Asia del este que concentra todas sus propiedades medicinales en un componente llamado 'lentionina'. Se trata de un polisacárido que regenera y refuerza las defensas del organismo de forma sorprendente, sobre todo frente a células cancerígenas y a diferentes variedades de virus. Éste azúcar natural ayuda también a prevenir la inflamación de encías, llamada gengivitis, puesto que acaba con las bacterias que la originan. La acción de la 'lentionina' es tan precisa que elimina por completo a las bacterias malas que se encuentran en nuestros dientes y encías sin afectar lo más mínimo a las bacterias buenas que aseguran nuestra salud bucal. ¡Un trabajo de profesional!
Publicar un comentario