23 jun. 2014

La SGAE factura 180.000 euros al Concert per la Llibertat

Un total de 90.000 personas llenaron a rebosar el Camp Nou el 29 de junio de 2013 para asistir al Concert per la Llibertat (Concierto por la Libertad), un macroevento organizado por Òmnium Cultural, junto a otras catorce entidades, para apoyar la reivindicación soberanista de Cataluña. No participaron algunos de los grupos de habla catalana con más tirón, como Manel, Mishima, Silvia Pérez Cruz, La Pegatina u Obrint Pas, pero sí más de 400 artistas, entre intérpretes solistas, actores, bandas musicales, orquestas, coblas y coros, que conformaron un sentido espectáculo de seis horas de duración en el que se pudieron escuchar hasta nueve lenguas distintas.
Lluís Llach, Sopa de Cabra, Pastora, Fermín Muguruza, Peret y Paco Ibáñez fueron sólo algunos de los músicos que actuaron sobre el escenario situado en el césped del estadio del F. C. Barcelona. Todos los artistas que participaron en el concierto renunciaron a cobrar por ello. Sin embargo, el evento sí que llenó los bolsillos de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), situándose como el cuarto gran concierto o gira que más ingresos generó a la SGAE en 2013, sólo por detrás de los de Alejandro Sanz, Pablo Alborán y Melendi, según la memoria anual 2013 de la entidad, a la que ha tenido acceso esta publicación.
En concreto, como han confirmado fuentes de Òmnium Cultural a La Marea, los organizadores del evento han tenido que pagar 180.000 euros a la SGAE, que no ha confirmado la cifra.
Los ingresos derivados de los grandes conciertos y las giras durante el año 2013 reportaron un total de 17,9 millones de euros a las arcas de la SGAE, de un total de 19,5 millones de euros ingresados en conjunto por las distintas actividades musicales. Tras el Concert per la Llibertat, en la lista de eventos que produjeron más ingresos aparecen artistas como Rihanna, Raphael, Eros Ramazzoti y Malú.

de Malagón

200.000 euros de beneficios
La presidenta de Òmnium Cultural, Muriel Casals, afirmó que el gobierno de la Generalitat no pagó “ni un euro” de los dos millones que costó el evento, sino que las facturas se pagaron con los ingresos por entradas, cuyo precio oscilaba entre los 12 y los 150 euros. En declaraciones a la emisora catalana Rac 1, Casals confirmó que los artistas no cobraron por sus actuaciones y renunciaron a sus derechos de autor. Sin embargo, ello no libró a la organización de pagar una elevada suma en concepto de derechos de autor a la entidad de gestión.
El macroconcierto reportó un total de 202.257,23 euros de beneficios, que según explicó Òmnium, se destinarán a “campañas y acciones” que impulsen el derecho a la autodeterminación de Cataluña.
Publicar un comentario