5 feb. 2015

Cinco días sin luz ni calefacción porque el banco no acepta el pago en ventanilla

Cinco días sin luz ni calefacción. Ese es el tiempo que ha tenido que pasar una anciana viuda y que vive sola porque la compañía eléctrica le cortó el suministro y el banco no aceptó cobrarle en ventanilla hasta el día que tocaba el cobro de recibos. Esta es la denuncia delabogado Gabriel Torres Amann, quien ha conocido el caso a través de un cliente suyo. El caso pone de relieve las actitudes y comportamientos abusivos que soportan los ciudadanos por parte de los bancos. No solo en cuanto al cobro de altas comisiones por cualquier servicio prestado, sino también por servicios que "no nos hacen", resalta Torres Amann.
"Los bancos", añade, "han conseguido que ninguna persona pueda convivir hoy sin tener una cuenta. Todo el mundo la necesita para domiciliar en ella su nómina o pensión y cargar sus recibos de agua, luz, renta o seguros. Obviamente, sólo lo hacen cuando hay saldo suficiente. Si no lo hay es cuando para el ciudadano empiezan sus problemas y el banco se aprovecha".


En este punto recuerda como hasta hace relativamente poco tiempo, los ciudadanos acudían al banco y pagaban el recibo que, por cualquier motivo, había resultado impagado. "Mientras la oficina permaneciera abierta, lo podíamos hacer. Pero por sorpresa y a la chita callando, la práctica totalidad de entidades se han puesto de acuerdo en no aceptar los pagos salvo en los reducidos días y horas que nos señalan en un escueto cartel colgado en la pared de la oficina, que es coincidente con el que existe en todas las entidades".
En su opinión, esto es una muestra de "un claro abuso al ciudadano" que, al no estar siendo controlado ni corregido, tiene visos de permanecer e incluso de ir a peor. Aquí es donde Torres Amann relata el caso de la anciana que se ha quedado cinco días sin luz ni calefacción por culpa de esta práctica bancaria. "La anciana, que es viuda y vive sola, la compañía eléctrica le corta la luz un jueves y cuando acude a su banco a pagarlo, ya que la compañía eléctrica no acepta el cobro, en la sucursal le dicen que no le aceptan el dinero. Le remiten al primer día que puede abonarlo: el martes siguiente de 8:30 a 10:30 horas". Es decir, que "tiene que esperar cinco días sin luz en casa. Sin cocina. Sin calefacción. Sin agua caliente. Rogó al empleado que le acepte el dinero, pero nada de nada".
Si otra opción, el martes a primera hora lleva el dinero en metálico al banco.  "¿Puede un banco demorar el cobro de un servicio vital por su sólo interés y a su sola voluntad?", se pregunta el abogado. "La respuesta es no. Ni pueden, ni deben. Las compañías suministradoras dirán que no es su problema y que ellas no intervienen en el servicio que ofrecen los bancos a sus clientes. Pero ello no es cierto. Ante actitudes como esas, pueden cerrar cuentas y obligar a los bancos con los que trabajan a ofrecer un servicio completo. Y, entonces, ¿por qué no lo hacen?".
Quien controla a los bancos mira para otro lado. "La Comisión Nacional  de la Competencia cierra los ojos ante el acuerdo, expreso o tácito, pero acuerdo, de todas las entidades por restringir ese servicio y eso que desde su web nos recuerda que es el organismo público encargado de preservar, garantizar y promover la existencia de una competencia efectiva en los mercados", remata Torres Amann.
Publicar un comentario