10 feb. 2015

Tsipras anuncia un programa inmediato de ayuda humanitaria y recontratación de funcionarios

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, anunció hoy un programa de ayuda inmediata para hacer frente a la crisis humanitaria y la recontratación de los empleados públicos que fueron despedidos injustamente.
Las primeras medidas a partir del miércoles incluirán ayuda alimentaria, electricidad gratuita y pleno acceso a la sanidad de los más castigados por al crisis, dijo Tsipras al presentar su programa de Gobierno en el Parlamento.
Además, añadió, regresarán a sus puestos de trabajo las personas cuyos despidos violaron la leyes, como las limpiadoras ministeriales, los guardias escolares y los funcionarios de las universidades. "Sin reformas del Estado, no conseguiríamos nada, ni con el mejor acuerdo para la deuda", subrayó al comienzo de una larga enumeración de los planes que acometerá el Gobierno, entre los que recalcó como máxima prioridad la lucha contra el clientelismo y la corrupción.
"Dentro de seis meses habremos concluido la primera parte de estas reformas... Recortaremos los privilegios de los ministros y de los diputados, reduciremos los ejércitos de consejeros, eliminaremos la mitad de los coches de los ministerios y los venderemos junto con uno de los tres aviones del gobierno", dijo. Añadió que, además, pedirá a la presidenta del Parlamento eliminar el privilegio de los diputados de disponer de coche.
Además, el Gobierno reducirá en un 30 % el personal de la sede del Gobierno, y en un 40 % las escoltas del primer ministro. "Y esto no es solo simbólico, es porque es necesario que los policías estén en los barrios para la seguridad de los ciudadanos", recalcó. Tsipras anunció que los servicios secretos cambiarán de carácter y de nombre y se denominarán Servicio de Protección de la Soberanía Nacional.

Evasión fiscal
En la lucha contra la evasión fiscal, el primer ministro anunció que se procederá inmediatamente al control de los grandes depósitos que no tienen justificantes fiscales. Además, anunció que se eliminarán las leyes que amnistiaban de antemano a los funcionarios que trabajan para el Banco de Grecia y la entidad encargada de las privatizaciones TAIPED. "No perdonaremos a nadie y nada del pasado", aseguró para añadir que se iniciará además una investigación parlamentaria para depurar responsabilidades sobre la situación en la que se encuentra Grecia.
Tsipras anunció una amplia reforma fiscal a medio plazo, cuya filosofía será que cada ciudadano y cada empresa contribuya a los ingresos del Estado de acuerdo a sus capacidades y que acabe con una situación que permitía que las personas con los mayores ingresos pudieran librarse de pagar impuestos. "Nos comprometemos a crear un sistema simple que trasladará el peso de imposición a los ingresos mas altos", dijo y añadió que se restablecerá la base impositiva exenta en 12.000 euros anuales y se eliminará el polémico impuesto inmobiliario sobre la primera vivienda, que será sustituido por uno sobre las grandes propiedades.


Negociar la deuda
El primer ministro griego, Alexis Tsipras, afirmó hoy que Grecia quiere pagar su deuda y aseguró que si los socios quieren lo mismo, deben "negociar con nosotros los medios técnicos para hacerlo". "Si nos ponemos de acuerdo de que la austeridad fue desastrosa, la solución se alcanzará por medio de negociaciones", dijo Tsipras al presentar el programa de Gobierno en el Parlamento y añadió que la deuda ha "sobrepasado el 180 %" del producto interior bruto.
Tsipras aseguró que el Gobierno quiere respetar sus obligaciones hacia el Tratado de Estabilidad, pero añadió que "la austeridad no forma parte de ese tratado". "Queremos dejar claro a todos que no negociamos nuestra soberanía nacional, no negociamos el mandato del pueblo", recalcó.
El primer ministro subrayó que en las elecciones el pueblo dio un mandato claro para acabar con la austeridad y para un cambio de político y acabar con el programa vinculado al rescate. "Por eso el nuevo Gobierno no tiene derecho a pedir la prórroga de este programa", sostuvo Tsipras quien explicó que por ese motivo su Gabinete "solo pide un programa puente hasta concluir las negociaciones para elaborar conjuntamente un programa de crecimiento".
"Muchos me preguntan si eso es posible dentro de quince días. Les contestamos que sí, pues ya habrá temas como el de la deuda que puedan negociarse después", apuntó. Tsipras reafirmó que la intención de su Gobierno es lograr un nuevo contrato entre Grecia y la Unión Europea que "respetará las reglas de la eurozona, pero no incluirá superávit irrealizables que son el otro rostro de la austeridad".

Inversión privada, pero sin privatizar
Tsipras aseguró que quiere atraer la inversión privada, pero que no privatizará las redes y la infraestructura del país que "son nuestro capital nacional, la riqueza natural y mineral". "Quiero dejar claro que apoyaremos todas las inversiones que contribuyan a la creación de puestos de trabajo", dijo Tsipras al presentar su programa de Gobierno en el Parlamento.
El líder izquierdista reiteró, no obstante, que toda propuesta de explotar riqueza pública deberá ir acompañada necesariamente de un plan de inversiones que garantice el interés público. El Gobierno desarrollará un programa fuerte de inversiones públicas que, al igual que piden franceses e italianos, no deberá incluirse en el cálculo del déficit.

Primera fase de la reforma de las administraciones
El primer ministro griego ha anunciado un plan de reforma de las administraciones públicas que en su primera fase durará seis meses y que contempla importantes reducciones del gasto en seguridad, aviones o coches a disposición de los cargos públicos.
"Vamos a hacer la reforma institucional más importante con una primera fase que durará los próximos seis meses", ha anunciado Tsipras en un discurso ante el Parlamento para presentar su programa de gobierno.
Publicar un comentario