9 may. 2015

La huelga de técnicos de Telefónica continúa pese al pacto de UGT y CCOO

Siete técnicos del movimiento de huelga de contratados, subcontratados y autónomos de Telefónica-Movistar han sido detenidos este mediodía por la policía en sus viviendas de Madrid, según han informado desde la cuenta de Twitter de Telefónica, que centraliza la información de la huelga que se inició el 28 de marzo en Madrid y se extendió el 7 de abril a todo el Estado para protestar por las condiciones laborales de “esclavitud” a las que Telefónica somete a las personas que indirectamente trabajan para ella. Poco antes de las 15h, EFE ha publicado la noticia en la que indica que las acusaciones que pesan contra los huelguistas detenidos son delitos de amenazas y sabotaje. A las 17:46h, la cuenta de Teleafónica ha anunciado la puesta en libertad de los siete detenidos, que han sido acusados de vulnerar el derecho al trabajo.


Las detenciones se han producido un día después de que los sindicatos Comisiones Obreras y UGT anunciaron que habían alcanzado un acuerdo con las empresas contratadas de Telefónica-Movistar y que, por ello, desconvocaban las dos jornadas de huelga que tenían previstas para los días 6 y 7 de mayo. Representantes de estos dos sindicatos alcanzaron en la tarde de ayer, 5 de mayo, un acuerdo con Abentel, Cobra, Comfica, Cotronic, Dominion, Elecnor, Itete, Liteyca, Montelnor y Teleco después de tres semanas de negociaciones para generar lo que ellos califican como “el primer marco regulador del sector". El preacuerdo, que tras ser ratificado entrará en vigor con efectos retroactivos el 1 de mayo, versa sobre los convenios colectivos a aplicar, las garantías de empleo, la productividad, el nivel de subcontratación, el trabajo de fin de semana o las penalizaciones que se pueden aplicar a los trabajadores.
Pero tanto estas negociaciones como el acuerdo han sido duramente criticados por los comités de huelga formados por técnicos contratados, subcontratados y autónomos dependientes de Telefónica, así como por los sindicatos AST, CGT y Co-Bas, que convocaron y mantienen la huelga indefinida desde hace un mes, mientras que CC OO y UGT se han limitado a convocar varias jornadas de huelga puntuales. “La pantomima de CC OO y UGT ha llegado a su fin”, decía un comunicado publicado en TeleAfónica, el blog que centraliza la información de la movilización, en el que se añade que el acuerdo se ha alcanzado “sin concretar ninguna medida contra la subcontratación, sin exigir la derogación del nefasto baremo de 2015, sin tantas y tantas justas reivindicaciones que han sido ignoradas”. Desde este blog, que desgrana punto por punto el acuerdo, se denuncia, entre otras cosas, que “se mantiene la atomización del sector en múltiples convenios provinciales distintos, con distinto salario, etc.” o que el “punto baremo sube un 10%... sobre una caída previa del baremo del 25%”, además de que las penalizaciones se limitan pero no se eliminan.
“El acuerdo no se acerca ni mínimamente a las reivindicaciones de los trabajadores implicados en esta lucha”, explica a Diagonal Aitzol Ruiz de Azúa, presidente del comité de empresa de Cotronic Barcelona y miembro del comité de huelga de Barcelona, quien considera que deberían ser los trabajadores en lucha quienes se sienten en una negociación con la patronal y, principalmente, con Telefónica, la matriz para la que trabajan todos ellos a través de contratas y subcontratas.
Diego Errejón, secretario general de la federación estatal del metal de la CGT, ha explicado a este medio que el preacuerdo “es una canallada. Lo que estaban negociando no tiene que ver con la huelga de la calle y se ha hecho a espaldas de las convocatorias de huelga que hemos hecho otros sindicatos”. Errejón considera que “esto más que un acuerdo es una estrategia para desmovilizar y para romper la huelga”, una opinión compartida por Ruiz de Azúa. Frente a esto, los tres sindicatos convocantes de la huelga han decidido seguir adelante con las movilizaciones, y esta tarde se celebrarán asambleas de los comités de huelga de casi todas las provincias para tomar decisiones ante esta situación. “La huelga continúa, ya que no nos sentimos representados por estos sindicatos”, dice Ruiz de Azúa, quien añade que los trabajadores están recibiendo “mucha solidaridad de los movimientos sociales y obreros, que están llenando las arcas de la caja de resistencia, que es la que nos permite salir adelante”.
Las reivindicaciones de los trabajadores –que denuncian unas condiciones tan precarias que no les permiten vivir, con sueldos de 600 euros, teniendo que poner coche, gasolina y herramientas, con jornadas de trabajo de hasta doce horas los siete días de la semana– desde el inicio de la huelga son un convenio único para todas las contratas, subcontratas y autónomos que trabajan para Telefónica, jornadas y condiciones de trabajo dignas, que los autónomos que lo deseen se incorporen a plantilla y una garantía de no represalia contra los huelguistas.
Publicar un comentario