20 ago. 2015

El copago impulsado por Rajoy encarece un 9,5% la factura sanitaria de las familias en un año

Mientras los gobiernos autonómicos, el Ministerio de Sanidad y las compañías de seguros aportan cada vez menos dinero al gasto sanitario, las familias tienen que pagar cada vez más para proteger su salud. Entre 2012 y 2013, los hogares abonaron 992 millones de euros más por los productos sanitarios que precisaron: una subida del 9,5%
El Sistema de Cuentas de la Salud de 2013,publicadas este agosto por el Ejecutivo, revelan que el gasto sanitario global cae, que las partidas de dinero público que las administraciones (central, regionales y locales) destinan a sanidad siguen disminuyendo y que las aseguradoras privadas también financiaron menos el sistema. Sólo el gasto directo de los hogares creció: en general fueron 62 millones de euros más que en 2012 –sólo un 0,3%– ya que se ha gastado menos en servicios médicos pero empalma cuatro años consecutivos de incremento además de ser casi la única pata del sistema que ha tenido que aportar más.

Evolución del gasto sanitario de los hogares


Fuente: Ministerio de Sanidad | Gráfico: Raúl Sánchez
Gran parte del gasto de los hogares, de hecho casi la mitad, se va a los copagos. Copago para adquirir medicamento o productos médicos que sumaron esos 922 millones extra en un año después de que el Gobierno de Mariano Rajoy publicara el decreto de "medidas de sostenibilidad" del sistema sanitario en 2012. El copago se llevó más de 10.600 millones de euros.
La perspectiva no es halagüeña si se tiene en cuenta que hace solo un par de meses, el F ondo Monetario Internacional recetó a España más copago sanitariopara, en su análisis, solidificar el crecimiento económico –uno de los argumentos más utilizados por el presidente del Gobierno Mariano Rajoy según se acercan las elecciones generales–.
Por otro lado, los cambios de administraciones regionales tras las elecciones de mayo pasado han esbozado líneas de actuación de sentido opuesto. Por ejemplo, tanto el ejecutivo castellanomanchego de Emiliano García-Page como el valenciano de Ximo Puig (PSOE) han incluido la supresión de este mecanismo en sus planes de gobierno. Hay que tener en cuenta que el 90% de todo el gasto en sanidad en España proviene de los ejecutivos autonómicos al tener las competencias en esta materia.
En 2013 fue el primer año en la última década en el que los particulares dedicaron más dinero a sufragar estos copagos que a pagarse la propia "asistencia curativa", es decir, visitas a médicos o intervenciones quirúrgicas. Estas últimas bajaron de los 11.000 a los 9.700 millones de euros. También creció la carga familiar para los cuidados de enfermos crónicos: la "atención de larga duración".
Origen y destino del dinero del sitema sanitario.
El gasto sanitario total en España descendió en casi 3.600 millones de euros en 2013 –pasó de 96.611 a 93.048–. El dinero público destinado a sanidad mantuvo su ritmo de caída: 2.700 millones (un 4%). Desde que el Partido Popular tomó las riendas del Gobierno central, la financiación pública perdió 6.725 millones en un par de ejercicios, un 9% de lo que aportaban los impuestos en 2011.
De ese dinero público, los gobiernos siguieron trasvasando un buen bocado a las empresas privadas de sanidad. Los ingresos de sociedades encargadas de regentar hospitales al servicio del sistema público, de suscribir conciertos sanitarios para realizar pruebas diagnósticas o intervenciones o de cuidar a los ancianos se mantuvieron estables: casi 10.000 millones. Para los hospitales, la derivación llegó hasta los 4.238 millones de euros, para la asistencia ambulatoria la cifra es de 3.678 millones euros. Mención aparte merece la asistencia en residencias. El Estado tiene privatizada más de la mitad de estos servicios que abona a empresas y que supusieron unos 2.000 millones de euros en el ejercicio auditado.
La novedad en 2013 es que el gasto privado se ha frenado por primera vez desde 2009. Especialmente el del sector de los seguros sanitarios con un descenso de más de 800 millones de euros (un 17%). Es en este contexto de caídas en el que la factura familiar ha seguido engordándose.
Publicar un comentario