4 abr. 2016

El túnel del AVE en el que Fomento enterró 500 millones cumple dos años tapiado

El Ministerio ha satisfecho ya en su totalidad la factura de la obra del túnel del barranco de los Gafarillos, en la provincia de Almería, de cuyo cierre se cumplen en estos días dos años. El que sería el paso subterráneo ferroviario más largo de Andalucía (7,5 kilómetros) pertenece a un tramo de cerca de 30 kilómetros del AVE Almería-Murcia aislado de toda conexión a la espera de desbloquear un proyecto más en el aire que nunca.

El túnel de la discordia: 500 millones de inversión tapiados desde hace dos años
Hace dos años que el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), dependiente del Ministerio de Fomento, decidió condenar el túnel sobre el Barranco de los Gafarillos (Almería), perteneciente a la línea de alta velocidad entre la ciudad andaluza y Murcia, hasta que se hubiera revisado en sus totalidad la viabilidad del proyecto. Este tiempo ha servido para que la Administración haya terminado de pagar las obras, que ascienden en su totalidad a unos 500 millones de euros, pero no para encontrar una solución. Una vez liquidado el contrato, bien se puede decir que la totalidad de la inversión está enterrada y bien enterrada. Dinero público en un túnel al que no se puede acceder  y en medio de un tramo de vía férrea que no lleva a ningún lado.
El túnel de los Gafarillos era la infraestructura emblemática del proyecto de línea de AVE entre Almería y Murcia, cuya distancia no es cubierta en la actualidad por el ferrocarril convencional. Iba a ser el túnel de vía férrea más largo de Andalucía, con 7,5 kilómetros de recorrido y doble vía. De hecho, lo es porque está construido, terminado y, desde hace unos días, pagado en su totalidad.
El proyecto, de 185 kilómetros de recorrido y 2.500 millones de euros de inversión total, fue pasto del proceso de revisión de la red que puso en marcha el Gobierno ahora en funciones. La línea Almería-Murcia figuró entre las afectadas pero la construcción del túnel ya estaba en marcha. Por su complejidad técnica, el tramo en el que estaba incluido fue de los primeros en empezar a realizarse y, por lo tanto, no cuenta en la actualidad con ninguna conexión en sus extremos.
Después de que el proyecto se paralizara, Adif decidió tapiar el túnel por motivos de seguridad y mantenimiento, hasta que se encontrara una solución para la línea. Han pasado dos años desde entonces. Hoy, la construcción emblemática del AVE Almería-Murcia sigue cerrada, con el fin de evitar que sea habitada por las alimañas y un deterioro que, en el mejor de los casos, sólo se conseguirá retardar.

Financiado por el BEI
En total, el tramo construido y que permanece en la actualidad aislado comprometió una inversión de unos 750 millones de euros. Para afrontar el proyecto de esta línea de alta velocidad, el Gobierno español contó con uno de los muchos créditos facilitados por el Banco Europeo de Inversiones (BEI) para cuestiones relacionadas con las infraestructuras. No en vano, el BEI es, con mucha diferencia, el principal acreedor de la mastodóntica deuda de Adif, que supera en la actualidad los 12.000 millones de euros. Aproximadamente el 75% de este montante corresponde al organismo paneuropeo.
La línea de AVE entre Almería y Murcia proviene de la época de José Luis Rodríguez Zapatero al frente.
Publicar un comentario