16 nov. 2014

El número de ricos se duplica y la pobreza alcanza niveles extremos

Si Amancio Ortega decidiese gastarse toda su fortuna, a razón de un millón de dólares al día, tardaría 172 años en arruinarse, según datos de Oxfam Intermon basados en la lista Forbes. Este es uno de los datos del informe sobre pobreza que ha hecho público este jueves la organización y del que se desprende que el número de Amancios Ortega ha ido duplicándose en los últimos años. De hecho, desde 2008 el número de milmillonarios en el mundo ha pasado de 793 a los 1.645 censados en 2014.


En el otro lado de la balanza, los niveles de pobreza aumentan año tras año y crece la desigualdad. Como ejemplo Sudáfrica, donde 16 personas que possen una fortuna de miles de millones de euros cada una conviven diariamente con los cerca de 350 millones de personas que están en una situación de pobreza extrema en el país. Una desigualdad que es incluso mayor que la que había en tiempos del Apartheid.
Y es que en los últimos años, mientras los pobres son más pobres, el número de ricos aumenta y su riqueza también. Durante 2013, según los datos de Oxfam Intermon, las 85 personas más ricas del mundo vieron aumentar su pobreza a razón de medio millón de dolares por minuto. Es decir, durante el primer tiempo del clásico futbolístico del pasado sábado, los ricos ganaron 22,5 millones de dólares más que lo que suelen ganar.


España, pese a ser uno de los países más castigados por la crisis, tampoco es ajeno a este aumento de la desigualdad. El 1% tiene tanto dinero como el 70% de la población total española. De hecho, tres personas acumulan una riqueza que duplica la del 20% más pobre de la población. Las 20 mayores fortunas de España llegaron a tener este año una riqueza total de 115.400 millones de dólares.
Con el informe IGUALES: Acabemos con la desigualdad extrema. Es hora de cambiar las reglas, Oxfam Intermon advierte de que este incremento de la desigualdad podría causar un retroceso de décadas en la lucha contra la pobreza. El documento muestra la magnitud del problema de la desigualdad económica extrema y revela los múltiples peligros que representa para los ciudadanos de todo el mundo. Sobre las causas de esta desigualdad se apuntan dos razones: el fundamentalismo de mercado y la captura política por las élites, que resulta en leyes hechas a la medida de los intereses de unos pocos.
La última cifra que da la organización es, quizás, la más escalofriante y descorazonadora de todas. Según sus cálculos, con tan sólo una aportación del 1,5 por ciento de la riqueza de los milmillonarios del mundo se podría recaudar suficiente dinero como para asegurar que todos los niños de los países más pobres vayan a la escuela y proporcionar asistencia sanitaria en los 49 países más pobres del mundo.
fuente
Publicar un comentario