25 mar. 2015

La gestión privada encarece un 25% de media el precio del agua

La gestión privada del agua, tanto de forma completa como mixta (a través de consorcios público-privados), encarece el precio del agua que pagan los consumidores un 25% de media. Así lo ha denunciado la plataforma ciudadana Aigua és Vida, que ha elaborado un mapa interactivo sobre la gestión del agua en Cataluña a partir de los datos de la Agencia Catalana del Agua. Esta comunidad autónoma tiene el dudoso honor de ser, señala la plataforma, “la región líder mundial en gestión privada del agua”.
Las diferencias en el precio del agua en los municipios donde ésta se gestiona de forma pública respecto a aquellos que la dejaron en manos privadas es especialmente sangrante en el área metropolitana de Barcelona. Según los datos difundidos por la organización, los municipios en los que opera una compañía privada (en este caso mediante la fórmula de empresa mixta), incluida la capital catalana, pagan de media 1,824 euros por metro cúbico de agua. En cambio, en aquellos con gestión pública el precio medio que abonan los consumidores es de 0,95 euros por metro cúbico de agua. “La irregular prestación del servicio que está haciendo la SEM –sociedad de economía mixta- está suponiendo un sobrecoste innecesario e injusto del 91,6% en las facturas del agua”, denuncia Aigua és Vida en un comunicado.

Otro ejemplo: en Abrera (Baix Llobregat), con gestión pública donde el precio medio se sitúa en 0,742€/m3 y en la vecina Olesa de Montserrat, también con gestión pública, en 0,647€/m3. En cambio, en Esparraguera, a escasos dos kilómetros y con gestión privada del agua, el precio sube hasta los 1,097€/m3; y en Sant Esteve Ses Rovires, en la misma comarca y también con gestión privada, la media ronda los 1,484€/m3. “Los estudios realizados por Aigua és vida se suman a la evidencia de que la gestión privada es más cara que la pública”, afirma la organización.

Agbar acapara el negocio

El 82,2% de la población catalana vive en municipios con algún tipo de gestión privada del agua, bien a través de una concesión a algún operador privado, bien a través de una empresa mixta. La mayor parte de la gestión privada del agua en Cataluña está en manos de Aguas de Barcelona (AGBAR), filial de la multinacional francesa Suez. Bajo distintos nombres y marcas comerciales, señala la plataforma, la empresa abastece al 74,3% de la población en Cataluña. Aqualia es el segundo operador privado, y llega al 5,5% de la población. Sólo el 17,2% mantiene una gestión pública.
La gestión totalmente privada del agua, que abarca el 46% de los municipios, se concentra en las grandes zonas urbanas, “donde los beneficios están garantizados”, y apenas existe en las zonas rurales, “donde el retorno de la inversión es más arriesgado”, señala Aigua és vida.
* Consulta el mapa interactivo elaborado por Aigua és Vida
Publicar un comentario