25 ene. 2017

Fundación Guadalquivir: Cuando pones a un joven sin experiencia y a su madre a gestionar dinero público

El exsecretario local de las Juventudes Socialistas de Andalucía (JSA), Cristian Menacho, sigue afirmando en su página de Facebook que es “Coordinador de Proyectos Sociales en Fundación Guadalquivir Futuro”. Esta entidad y la Asociación Jóvenes para el Futuro se han quedado, supuestamente, parte del sueldo de sus trabajadores, parados adscritos al programa ‘Emplea’ de la Junta de Andalucía. El asunto está en los tribunales. Las dos entidades se encargan de realizar actividades a personas con pocos recursos.

El último post publicado en el perfil de Menacho en Facebook, en el momento de escribir este artículo (lunes, 23 de enero) es un vídeo compartido de Juan José Menacho. Son unas declaraciones del actor estadounidense Denzel Washington sobre las noticias falsas y el periodismo. No sabemos si tiene relación alguna con su situación actual.

Menacho Facebook
Captura de pantalla del perfil de Facebook de Menacho. Este lunes nos han confirmado que es 'voluntario'.

Menacho no milita en el PSOE, era afiliado de las Juventudes y medio año después de conocerse el escándalo el asunto colea porque el 10 de enero acudió a los tribunales a declarar en calidad de investigado por el asunto de las ‘mordidas’. No pudo hacerlo porque le dio un ataque de ansiedad y lo hizo día después. Sus compañeros de filas esperaban su dimisión desde hace tres meses y esta semana se le ha acabo el tiempo. El mismo día que tenía que declarar, la agrupación provincial pidió a las Juventudes Socialistas de Andalucía que iniciara el proceso de expulsión. Si algún concejal del PSOE se da de baja, Menacho tendría derecho a ocupar su asiento en el Consistorio porque iba en las listas.

El 13 de enero afirmó que se iba él voluntariamente. "No me echan, soy yo quien me voy" y recordaba que llevaba más de un año sin militar en el PSOE y que se había sentido arropado por el partido hasta ese día. "Ya he sido ajusticiado por la prensa", dijo. Asegura que los temas de las 'mordidas' "están manipuladas por el PP con fines populistas".

¿Por qué es noticia un chaval que nació en Córdoba en 1992? Testimonios directos, grabaciones, comprobaciones, además de versiones contradictorias del propio afectado han destapado un nuevo caso de supuesta corrupción en una entidad pública que recibía subvenciones de la Junta de Andalucía. El asunto viene desde antes del verano de 2016 cuando algunos empleados de la Fundación Guadalquivir dijeron basta (testimonio al final del artículo) y se negaron a pagar una supuesta ‘mordida’ de su sueldo tras recibir presiones, amenazas, insultos, hasta un despido y soportar el nepotismo y el mal uso del poder del que se siente intocable y respaldado, en teoría, por la cúpula del partido. 

El contrato laboral de seis meses para jóvenes con carrera y sin empleo era de ocho horas pero ya les dijeron al principio de iniciar su trabajo que cobrarían por seis. Además, como donativo, les obligaban a pagar otra cantidad, entre 300 y casi 500 euros, dependiendo del salario (1.200-1.600 euros al mes) y si no pagaban “a la puta calle”, como se oye a Menacho en una de las grabaciones. Se pagaba en efectivo, en sobres, o por transferencia bancaria. No sabemos dónde ha ido a parar ese dinero.

Por otro lado, hay otro testimonio de una empleada que denuncia que estaba obligada a cobrar un euro por alumno y hora a los niños que recibían los talleres en la Fundación en concepto de alquiler del local.

Menacho y su madre, Ángeles Muñoz, que también fue en las listas del PSOE en 2011 y es la presidenta de la Fundación tienen la ventaja, como afirma una empleada afectada, que son del partido. Ahí está el verdadero cáncer de la democracia en España, que tantas veces hemos denunciado en Sueldos Públicos. ¿Quién pone a Menacho y a Muñoz al frente de la Fundación? ¿Con qué criterios? ¿Qué experiencia laboral previa tiene en el sector para gestionar el dinero público?

Cristian Menacho Sueldos Públicos con madre
Menacho y su madre, el día que tenía que declarar como investigado.

Hemos preguntado a las Juventudes Socialistas de Andalucía y a las de Córdoba, vía Twitter, la formación académica de Menacho y los criterios de contratación como coordinador en la Fundación Guadalquivir Futuro y de la Asociación. Tampoco sabemos los criterios del PSOE para confeccionar las listas electorales. No hemos obtenido respuesta. 

Subvenciones y sueldos

El 24 de mayo de 2016, la responsable de Bienestar Social de la Diputación de Córdoba, Felisa Cañete, del PSOE, firmó un convenio de colaboración con la presidenta de la Fundación Guadalquivir, Ángeles Muñoz, la madre de Menacho, como te hemos comentado. La ayuda ascendía a 40.000 euros sobre un proyecto total de casi 48.400. Según la documentación a la que tuvo acceso ABC Sevilla, el personal dedicado a ejecutar las actividades (talleres, manualidades, actividades deportivas, bailes de salón, refuerzos educativos, alfabetización, tai-chi, fli-flamc, entre otras) debería ser un trabajador social y un dinamizador social con un posible refuerzo de seis voluntarios.

Pues bien, según el informe que redactó la gerente del Instituto Provincial de Bienestar Social, de dos contratos se pasó a seis. Uno de ellos es de Menacho, indefinido y con casi 1.400 euros al mes de sueldo público y el otro contrato, temporal de cinco meses, para Alejandra Pérez, la secretaria de Organización de las JSA en Córdoba, con una retribución de 1.090 euros mensuales.

A finales de octubre, la Junta de Andalucía anunció medidas contra estas entidades. Multa de 46.251 euros, la devolución de 300.000 euros en ayudas por ‘fraude’, según palabras del consejero de Empleo, José Sánchez Maldonado, y cinco años sin poder recibir subvenciones.

Es muy impactante el testimonio de una afectada. Reproducimos sus palabras exactas publicadas en su perfil de Facebook:

Ya he llegado a mi límite

Soy Eva Egea Torres una de las afectadas por este señor (Cristian Menacho) y su madre (Ángeles Muñoz). Empecé a trabajar el diciembre del año pasado junto a más compañeros llamada por el INEM como parada de larga duración. No tengo que explicar a nadie la ilusión con la que tomas un nuevo empleo después de terminar la carrera y trabajar en todo lo que sale menos lo mío (soy maestra). Después de varias entrevistas el puesto es mío. Mucha felicidad al pensar que voy a tener trabajo durante seis meses. 

Se forma un grupo de trabajo lleno de profesionales cualificados para llevar proyectos en el Barrio Guadalquivir. Me gustaría decir que soy vecina del barrio y tengo una ilusión especial en el puesto. Empezamos a trabajar y nos dura poco la felicidad al descubrir que no nos dejan trabajar las ocho horas que nos ponen en contrato, solo podemos trabajar seis y estamos obligados a dar una parte alta de nuestro sueldo en sobre a estos señores. Como podrán imaginar el ambiente de trabajo se volvió tenso y los corrillos no pararon. 

Nos plantamos ante ellos pidiendo explicaciones y pidiendo las horas que nos correspondían pero sin conseguirlas. Aparte del dinero de las dos horas diarias que nos querían robar (y digo robar porque es su nombre) nos dimos cuenta de que nos querían quitar 150 euros más de nuestro sueldo ya rebajado. 

Al darnos cuenta también de la segunda estafa organizamos la famosa reunión que todo el mundo a día de hoy ha podido escuchar. Estoy hablando de dinero pero es lo que menos hemos soportado. Nos metieron en una sala pequeña a 10 personas teniendo a la señora fumando todo el día en su despacho por el que teníamos que pasar. Con una trabajadora embarazada dentro a la que soltó que eso es lo que había en una ocasión.

Hemos soportado ver cómo se le ha faltado al respeto a otra por negarse a pagar con adjetivosque mejor ni volver a repetir. Se nos ha intimidado cada día diciendo que su partido político los apoya en todo y demostrando nos el poder que tienen dentro de el llegando incluso a obligar a los trabajadores a ir a actos políticos de relleno para la foto cada vez que aparecía una visita política en Córdoba. Hemos aguantado la falta de preparación de este señor que no tiene ni idea de lo que es ni un proyecto y mucho menos llevarlo a cabo. Éramos números en su bolsillo cada mes. 

No soy aficionada a escribir por las redes sociales pero ya he llegado a mi límite al ver tanta hipocresía. Se han aprovechado de nosotros y enriquecido a costa de lo más vulnerable que hay en este momento que es una persona joven parada. Soy testigo de cada uno de esos seis meses en los que se nos ha mentido, en lo que no se han llevado esos talleres a término por falta de responsabilidad y de cómo se sacaba el dinero hasta al último mono que apareció allí.
Lo tenemos denunciados y no somos uno ni dos somos muchas personas afectadas por esta pandilla de impresentables. Que a día de hoy siguen jugando con las personas más débiles. Sólo esperamos que se haga justicia de una vez y que nadie más pase por lo que hemos pasado nosotros nunca más. Es de vergüenza lo que hemos vivido y soportado allí dentro por el simple hecho de necesitar el dinero. Tenemos todas la pruebas en Inspección que no dio la razón. En la Junta de Andalucía que también nos la ha dado. Y estamos a la espera de un juicio para recuperar el dinero que se nos ha robado. Y que hemos visto gastar a manos llenas porque viven con un nivel de vida que ya le gustaría a más de uno/a por el simple hecho de pertenecer a un partido político. 

Yo soy apolítica, mi único delito ha sido estudiar duro y trabajar al igual que todos mis compañeros/as. Nosotros no necesitamos ir con palmeros a ningún sitio porque tenemos pruebas que demuestran que lo que hemos vivido por desgracia es real. Podemos escribir un libro lleno de capítulos de todo lo que hemos visto allí cosa que puedo asegurar que ha sido surrealista. Nosotros no somos los malos, somos personas valientes que han dicho basta de aguantar que nos robe hasta el último mono.

Hemos llamado esta mañana a la Fundación por teléfono. Nos hemos identificado pero la señora que nos ha atendido no lo ha hecho. Nos ha comentado que sin una consulta a la abogada no atienden más a la prensa. Hemos solicitado por correo electrónico tres datos: formación académica y experiencia profesional de Menacho; si ha cobrado un sueldo en algún momento; y los criterios de la Fundación para contratarlo. Nos han confirmado que actualmente Menacho es ‘voluntario’. No cobra dinero por su trabajo. No han querido darnos más información. La persona que nos ha atendido ha cargado las culpas a la prensa de todo el revuelo que se ha generado.


El último mensaje de la Fundación en su cuenta de Twitter es de julio de 2015. @GFFundacion
Publicar un comentario