10 may. 2018

Sí se puede: Alemania construye villas solares que producen más electricidad de la que consumen

En 2000, Alemania aprobó una ley por la cual las compañías eléctricas tenían que pagar una cantidad de dinero a aquellas personas que instalaran energía eléctrica, y que pudieran volcar lo que les sobrara a la red. Desde entonces, el crecimiento de los paneles solares ha sido tan potente, que hoy el 30% de la energía eléctrica procede de fuentes renovables.
Con este impulso, hay zonas enteras que viven de la energía solar. Las llaman solarsiedlung (villas solares). Emplean la última tecnología en placas solares y son capaces de producir cuatro veces más energía de la que consumen.
Una de las solarsiedlung más conocidas está en los alrededores de Friburgo, la cuarta ciudad más grande del estado de Baden Würtemberg (al sur del país).
Todo fue gracias al arquitecto Rolf Disch, que ha diseñado estas villas solares que han convertido a Friburgo en la campeona de los paneles. Disch diseñó 54 passivhauss, casas pasivas que no emplean ningún sistema activo de energía para mantener la temperatura. En sus techos instaló placas de alta tecnología. Las paredes están aisladas con espuma y tienen un espesor de hasta 30 centímetros. La casa dispone de   triple acristalamiento y está sellada externamente. El aire fresco entra a un nivel y es aspirado a través de un embudo en una pared.
Según declaró a The Guardian Meinhard Hansen, arquitecto en jefe de Friburgo, y una autoridad mundial en casas pasivas: "El calor que sale de la casa calienta el aire frío que entra”.
Gracias a ello, esa villa solar puede llegar a producir en sus mejores días cuatro veces más energía de la que necesita. Esa energía sobrante la vuelca a la red, y recibe una compensación.  El estado paga 0,48 euros por kilowatio/hora.
Fuente: Wikipedia
Fuente: Wikipedia
Para hacerse una idea de lo que ahorran las villas solares, y de lo que no contaminan, basta este ejemplo: una casa antigua en Alemania necesita 6.000 litros de gasoil al año para calentarse.
Las villas solares disfrutan además de un sistema especial de financiación a través del llamado "fondo solar" (fondos inmobiliarios) o a través de pequeños inversores externos.
Es decir, cuenta con financiación estatal y privada, a través del "programa de 100.000 techos" del Gobierno Federal. El precio de la construcción: aproximadamente 500 euros por m2, un 10% más que una casa habitual.
Con ello, el  modelo de Friburgo se está imponiendo en muchas ciudades de Alemania, país que en 2022 cerrará sus centrales nucleares, y que quiere convertirse en el pionero de la energía solar. Ahora, las solarsiedlung crecen como setas en un país, por cierto, que tiene menos horas de sol al año que España.
Publicar un comentario