3 feb 2023

La ministra británica de Educación pide contención salarial mientras exhibe un rolex en la muñeca

Llevar en la muñeca un Rolex de diez mil euros no es en sí mismo un pecado, y menos aún si te lo ha regalado tu pareja con ocasión del cincuenta cumpleaños. El problema se plantea cuando al mismo tiempo eres la secretaria de Estado para Educación, y, el día que trescientos mil maestros van a la huelga porque dicen que el sueldo no les llega, recorres los estudios de radio y televisión para pedirles “moderación salarial” con el artefacto bien a la vista.

No es ninguna novedad que los conservadores (y los políticos en general, de todos los partidos) son unos privilegiados bastante alejados de la realidad de la vida de las clases trabajadoras. La inmensa mayoría de primeros ministros, miembros del Gabinete, jueces y directores de periódicos proceden de Oxford, Cambridge y la escuela privada, de esos colegios que cuestan cincuenta o sesenta mil euros al año, casi tanto como Harvard o Yale. Pero es una inversión que no tiene fallo, tienes el futuro asegurado, vas a pertenecer a la clase dirigente.

Es el caso de Rishi Sunak, multimillonario y el parlamentario más rico de la Cámara de los Comunes, que lleva zapatos de quinientos euros y trajes de cinco mil. No tanto el de su secretaria de Estado para Educación, Gillian Keegan, nacida en una familia de clase obrera de Liverpool y que dejó el colegio a los dieciséis años. Pero que ha prosperado en la vida y se considera con derecho a lucir un Rolex sin tener que dar explicaciones a nadie. Considera que las criticas que está recibiendo son un “esnobismo a la inversa”.


No es la primera vez que la secretaria de Estado tiene problemas por el rolex

El asunto de su reloj ya se suscitó hace unos meses, cuando fue fotografiada con él. Pero ha resurgido con más furia, al hacer ostentación del regalo de su marido coincidiendo con una huelga masiva del sector educativo, el paro de trescientos mil profesores y el cierre total o parcial de un 85% de las escuelas públicas, y el consiguiente dolor de cabeza para padres que han de ir a trabajar y no tienen donde dejar a los siete millones de niños afectados. Un problema ajeno a la inmensa mayoría de políticos, conservadores y no conservadores.

En el Reino Unido los salarios del sector publico llevan congelados en términos reales quince años, muchos maestros ganan apenas dos mil euros (que en ciudades como Londres dan para muy poco), y ahora el incremento del coste de la vida les obliga en algunos casos a trabajar los fines de semana como cajeros en los supermercados a fin de completar sus ingresos y poder pagar la luz y la cesta de la compra, que se han ido por las nubes. Hay casos de educadores que se apuntan a los bancos gratuitos de comida.


Los salarios del sector público llevan congelados quince años en términos reales

En este contexto, no ha resultado particularmente oportuno que Keegan les pida moderación salarial para que no suba la inflación, con su Rolex en la muñeca. “No tiene ninguna autoridad para exigirnos nada, los millonarios que integran el Gabinete no tienen la más remota idea de las presiones a las que están sometidos los funcionarios y los trabajadores de este país”, ha dicho el líder sindical Paul Nowak.

Para la secretaria de Estado, ir con su Rolex es lo más normal del mundo, algo que se ha ganado a pulso, y nunca mejor dicho. Para los maestros en huelga, es una ofensa.Hay casos de educadores que se apuntan a los bancos gratuitos de comida.

En este contexto, no ha resultado particularmente oportuno que Keegan les pida moderación salarial para que no suba la inflación, con su Rolex en la muñeca. “No tiene ninguna autoridad para exigirnos nada, los millonarios que integran el Gabinete no tienen la más remota idea de las presiones a las que están sometidos los funcionarios y los trabajadores de este país”, ha dicho el líder sindical Paul Nowak.

Para la secretaria de Estado, ir con su Rolex es lo más normal del mundo, algo que se ha ganado a pulso, y nunca mejor dicho. Para los maestros en huelga, es una ofensa.

fuente

2 feb 2023

La Justicia confirma que los repartidores de Amazon que usaban su propio coche eran falsos autónomos

“Solo necesitas tener coche, un teléfono móvil Android o IOS y unas horas libres”, promocionaba Amazon para captar a repartidores que distribuyeran sus paquetes con sus propios vehículos y sin un contrato de trabajo. La empresa denominaba a este servicio “Flex” y fue cosida a multas por la Inspección de Trabajo hasta que retiró este método de reparto de España. Este jueves un juzgado de lo Social de Madrid ha forzado a la multinacional a reconocer que 2.166 personas que repartieron sus envíos bajo esta modalidad eran falsos autónomos y deberá compensar a la Seguridad Social.


El método Amazon para sortear la ley rider: millones de paquetes repartidos, ningún repartidor contratado

“Amazon es una empresa que desarrolla no sólo la actividad de logística y operador del transporte, sino que presta el servicio de recadería y mensajería”, zanja la magistrada del Juzgado de lo Social número 14 de Madrid, que tumba así la principal tesis de la multinacional para no contratar repartidores: “No somos una empresa de transporte”, han explicado sus portavoces a elDiario.es en repetidas ocasiones.

En la sentencia, a la que ha tenido acceso este medio, la magistrada argumenta por qué no compra la visión de la multinacional. Es Amazon “la que asume la competencia para adoptar la totalidad de decisiones del servicio, fijando sus condiciones de ejecución y retribución, y las circunstancias de día, hora y tiempo invertido en la ejecución”, a través de “repartidores que carecen de organización empresarial propia y autónoma” a los que dirigía y coordinaba a través de su app.

Con este método los repartidores quedaban “sometidos a valoraciones de la calidad y fiabilidad, es decir, al control de la empresa a través de los mecanismos instaurados por la App, careciendo de capacidad para organizar su prestación del trabajo, quedando en todo caso sometido a los criterios organizativos de la empresa”, añade la sentencia.

La resolución llega tras la apertura de un proceso de oficio por parte de la Seguridad Social, al que se unieron como parte interesada tanto UGT como CCOO. “Desde UGT seguimos luchando para que sean respetados los derechos de las personas trabajadoras que prestan servicios en las plataformas digitales, de tal forma que su trabajo se preste en condiciones mínimas de seguridad y dignidad evitando situaciones de explotación laboral que, desgraciadamente, se dan muy frecuentemente en estas nuevas formas empresariales”, celebran desde el sindicato.


Amazon recurrirá

Amazon ha anunciado que recurrirá. “Respetamos la resolución judicial, pero no estamos de acuerdo y vamos a presentar un recurso”, ha explicado un portavoz a elDiario.es. “En Amazon estamos comprometidos con la creación de oportunidades en las comunidades en las que operamos. Llevamos años colaborando con una extensa red de empresas de reparto, incluyendo grandes empresas de mensajería y pequeñas y medianas empresas de reparto. Entre 2018 y 2021, también colaboramos con algunos autónomos a través del programa Amazon Flex, que suponía un pequeño porcentaje de los paquetes entregados en España. Este programa no opera en el país desde abril de 2021”, ha añadido.

Tras retirar el servicio Flex, la multinacional instauró un nuevo método basado en patrocinar la creación de terceras empresas de reparto, que en la práctica, solo trabajan para ella. La Inspección de Trabajo ya le ha impuesto multas al considerar que su nuevo método supone una cesión ilegal de trabajadores, ya que estos utilizan sus sistemas informáticos y uniformes y furgonetas con el logo de Amazon. Pese a las multas, la multinacional ha declarado que “no se plantea” contratar repartidores.

fuente

27 ene 2023

Casa Real 'vigiló' a Froilán con tres escoltas y lo envió a Abu Dabi para que no declare en un juicio

Servir, proteger... y vigilar. Esa fue la tarea de los escoltas con los que contó Felipe Juan Froilán desde que trascendió la pelea en la que se vio envuelto en una discoteca de Madrid en Navidad. Casa Real movilizó un coche y tres agentes que 'blindaron' al sobrino del Rey hasta su marcha a Abu Dabi. Una decisión, la de enviarle junto a su abuelo, en la que jugó un papel determinante el propio Juan Carlos I y que tiene un objetivo claro: evitar su declaración presencial si finalmente hay un juicio por la reyerta en la sala madrileña.

Así lo confirman a Vozpópuli fuentes próximas al equipo de escoltas de Casa Real, que explican que Froilán, cuarto en la línea de sucesión, dispuso, hasta su marcha a Emiratos Árabes el pasado fin de semana, desvelada por El Confidencial, de un equipo de seguridad propio, algo que no tenían antes de la pelea en la discoteca.

Tal y como se informó en este medio, hasta entonces el hijo de la infanta Elena contaba con con un equipo de contravigilancia, integrado por "dos personas", pendientes de su día a día. Además, si realizaba desplazamientos dentro de España confirmados al Ministerio del Interior, se podía recurrir también a ese servicio de contravigilancia que ofrecen grupos de escoltas provinciales de la Policía Nacional o de la Guardia Civil.

Esa situación, sin embargo, cambió después de Navidad. Una vez conocida la reyerta en la discoteca de la calle Goya de Madrid, Casa Real tomó dos decisiones: "Ponerle escolta para tenerle vigilado... hasta su marcha a Abu Dabi".

Objetivo: evitar más polémicas...

La postura de Zarzuela, explican personas bien informadas de la Casa, fue firme desde que se difundió la nueva controversia del sobrino de Felipe VI: "No era ni la primera ni la segunda y la difusión de esta pelea estaba haciendo daño a la imagen de la institución. Había que tomar medidas, y se tomaron".

El objetivo principal, explican las fuentes consultadas, era evitar más polémicas protagonizadas por un Froilán que estaba convirtiéndose en motivo de preocupación para Casa Real. Fue entonces cuando se le impuso ese equipo de tres escoltas y un coche y comenzó la "negociación" para que aceptara su marcha a Abu Dabi.

Según explican a este medio desde el entorno de Zarzuela, la primera reacción del hijo de Elena fue negarse al mismo 'exilio' que su abuelo. No obstante, fue precisamente la intervención de Juan Carlos I la que resultó decisiva para hacerle cambiar de opinión.

Ahora, el objetivo fundamental es buscarle una ocupación y una residencia fija: "De primeras, contará con el 'cobijo' de su abuelo, hasta que decida si se pone a trabajar o a estudiar". El destino definitivo de Froilán, en todo caso, no está fijado: "Puede ser en cualquier zona del Golfo Pérsico".

Juan Carlos I, destacan estos informantes, cuenta con una "potente agenda de contactos" en la zona, por lo que su nieto encontrará "muchas facilidades". El Emérito, además, está "contento" de tener a su nieto cerca y poder ayudarle. De esta forma, explican estas fuentes, Zarzuela ha logrado un win-win: "Alejar a Froilán de España y tener al padre del Rey entretenido en Abu Dabi".

Juan Carlos I y Felipe Juan Froilán.

... y una declaración presencial

El otro gran objetivo del 'exilio' de Felipe Juan Froilán, añaden las fuentes consultadas, es evitarle una declaración presencial como testigo en un previsible juicio con motivo de la reyerta en la que estuvo implicado.

Así, personas vinculadas a la seguridad de Zarzuela recuerdan que más de 30 personas se vieron envueltas en la pelea, la Policía Nacional abrió diligencias y hubo incluso intervenciones hospitalarias. Sin ir más lejos, la del propio amigo de Froilán, que fue al hospital con una herida de arma blanca de 2,5 centímetros.

Las mismas fuentes destacan que Froilán, como él mismo afirmó en el comunicado que hizo público a finales del año pasado, "es testigo de un presunto delito de lesiones con arma blanca" y, por tanto, podría ser llamado a declarar, en esa calidad de testigo, en un juicio.

Ese juicio, añaden, podría celebrarse incluso si ninguno de los 30 implicados presentara denuncia: "Existiendo un informe de la Policía Nacional, y una intervención hospitalaria, se puede poner en marcha de oficio".

Dicho escenario, de hecho, también ha sido determinante en la decisión de 'sacar' a Froilán de España: "Si finalmente se celebra juicio y él está fuera, puede declarar por videoconferencia, pero Casa Real se ahorra la imagen del sobrino del Rey entrando en el juzgado a declarar por haber estado presente en una pelea con navajazos".

fuente

26 ene 2023

Despedido de una 'Big Four' por intentar cumplir su horario: “Es esto o te echamos”

Félix (nombre supuesto para proteger su identidad) trabajó en una de las grandes firmas mundiales de auditoría, EY, hasta hace muy poco. Formaba parte, junto a otras 20 personas, del equipo que fiscalizaba las cuentas de una de las mayores compañías del Ibex 35.

Tras una trayectoria de varios años en dos de las denominadas 'Big Four', le despidieron de EY, cuenta, por intentar cumplir su horario. Se atreve a dar a conocer su historia ahora que el sector está en el foco del Ministerio de Trabajo.

El despido de Félix se produjo en vísperas de que, el pasado noviembre, el Ministerio realizara una inspección coordinada y simultánea en las cuatro grandes (Deloitte, PwC, EY y KPMG) contra los abusos de jornada y las horas extra ilegales en el sector.

La actuación de Trabajo para revisar el control de horarios al que están sujetas todas las compañías españolas desde 2019 se ha conocido este mes y ha vuelto a poner el foco en las abusivas condiciones laborales en estas firmas, con jornadas de 12 horas muchas veces sin remunerar.

Unos horarios de 9 de la mañana a 9 de la noche que eran un “secreto a voces”, como relataba un trabajador del sector a este periódico el pasado mes de abril, y que este ex auditor corrobora al 100%.

Félix cuenta a elDiario.es que su despido se produjo después de atreverse a decir a sus superiores que ya estaba bien: que pretendía cumplir en lo posible su horario de trabajo y se negaba a alargar innecesariamente su jornada. Estaba dispuesto a hacer un número “razonable” de horas extra. Pero no a convertirlo en la norma.

“Si te niegas a quedarte, por la noche te dirán: es esto o te echamos”, relata Félix, cuyo despido la empresa tuvo que acabar declarando improcedente. “Las quejas que teníamos todos los compañeros yo las verbalicé y el resultado fue ese”. “No puede ser que cuando no hace falta nos estemos yendo a casa a las 9 o 10 de la noche” por la “cultura de calentar la silla” que, asegura, caracteriza a estas empresas. 

Explica que al día siguiente de ser despedido, en una reunión de jefes del equipo, se transmitió a sus excompañeros “que no les compensaba tener a una persona que se iba a su hora. Se les trasladó la amenaza de que, ante cualquier queja, todos a la calle”. El mensaje era claro: “No iban a pagar a nadie” que pretendiera cumplir su horario.


Desprotección

Félix describe un ambiente de desprotección de los derechos laborales en estas compañías, que carecen de comités de empresa, una característica común a todas las Big Four y a otras firmas de consultoría como Accenture.

“Un día pregunté en Recursos Humanos quién era el delegado sindical y me dijeron que no había, aunque entiendo que una empresa con este tamaño tendría que tenerlo”. 

Afirma que el exceso de horas en el sector está “completamente normalizado” y tilda de “vergüenza” que la patronal del sector (presidida por la exministra Elena Salgado) haya intentado legalizar sin éxito esta situación en un nuevo convenio colectivo, “poniéndolo en un papel para explotarnos con todas las de la ley”. 

“Cuando dices que quieres cargar las horas extra te dicen que no, porque es lo que hay”. Aunque en su caso, acabó lográndolo: “En un primer momento no nos querían dejar cargar ni una hora. Pero un porcentaje alto del equipo dijimos que no íbamos a permitirlo quedándonos hasta las tantas. Y acabaron aceptando”. 

Más pegas hubo para pagarle el kilometraje y las dietas que le correspondían para desplazarse a la sede de la multinacional cuyas cuentas auditaban.

“El día que me despidieron, no me fui de la oficina hasta que reclamé todas las horas que tenía pendientes: extras cargadas, vacaciones y demás. Y todos los kilómetros y dietas que no me habían dejado cargar. Lo metí todo, me lo reembolsaron y al irme recomendé a mis compañeros que lo hicieran, porque era un buen dinero. Al final no lo hizo nadie”.

Este extrabajador de dos de las 'Big Four' denuncia que el exceso de horas en el sector está "completamente normalizado". Olmo Calvo

Félix tenía categoría de Senior 2 en EY, con una retribución anual de unos 31.000 euros brutos, frente a los en torno a 24.000 euros anuales de un junior. Afirma que las condiciones económicas en ese sector están mejorando algo, por la elevadísima rotación: en su equipo, afirma, había de media una salida cada mes.

Los sueldos “ahora están subiendo un escaloncillo”, pero hay una enorme brecha con los puestos directivos: “Para los gerentes y socios depende de la antigüedad, pero no creo que ninguno de los socios que está con la multinacional para la que yo trabajaba esté por debajo de seis cifras”.

“Presumen todos los años de contratar a muchísimas personas nuevas, pero ocultan que se van tantas o más”. “Sus plantillas apenas crecen anualmente”. “Están teniendo problemas para encontrar y retener gente, con o sin experiencia. El que diga que no, miente: todo el mundo está buscando constantemente una salida para cambiar de trabajo”. “El 95% de la gente está igual y usa esto como trampolín para buscar una salida”.


Fármacos y alcohol

Asegura que “un porcentaje muy alto” de la plantilla se medicaba por problemas de depresión. Él mismo estuvo tomando “un par de meses cosillas para la ansiedad y para poder dormir”. Afirma que en los días libres se desataba entre los compañeros un consumo desaforado de alcohol para “sobrellevar” el estrés. “Todo el mundo, si no perdía el conocimiento el fin de semana, no aguantaba la semana laboral”.

Félix acabó en el mundo de la auditoría porque veía “muy limitado y largo seguir aprendiendo e investigando” en la universidad. Ha tardado poco en reengancharse al mercado de trabajo, en una empresa ajena a ese sector. Está contento y ni se plantea volver al mundo de las 'Big Four'.

“Me atienden en todo momento para que aprenda y para lo que pueda necesitar, tengo flexibilidad de horarios y si un día puntualmente hay menor carga de trabajo, nos podemos ir antes. Como no estoy acostumbrado a nada de esto, lo veo todo estupendo”.

Antes de trabajar para EY, Félix pasó varios años en otra de las 'Big Four' con condiciones, asegura, muy similares: “Es igual pero de otro color”, resume.

En el caso de EY, en España la división de auditoría de esta empresa cuenta entre sus principales clientes con grandes compañías como BBVA, Mercadona, Inditex, Amadeus, Coca-Cola EP, Enagás, FCC, Ferrovial, El Corte Inglés, Prosegur, Dia, Prisa u OHL. 

La multinacional estadounidense cuenta con más de 280.000 empleados a escala global. En su último ejercicio fiscal, cerrado el pasado junio, EY logró el mayor crecimiento en dos décadas, con unos ingresos de 45.400 millones de dólares.

En 2022 el grupo anunció un plan para escindir en dos compañías diferentes sus negocios de consultoría y auditoría para intentar alejar la sombra de los conflictos de interés, tras el daño reputacional de la quiebra de la alemana Wirecard, cuyas cuentas auditaba EY.

fuente