6 ago. 2020

Plantar flores: la sencilla solución para sustituir a los pesticidas y acabar con las plagas

Durante décadas, los agricultores se han enfrentado a un juego de suma cero: o bien utilizaban pesticidas para proteger a sus cosechas o bien producían vegetales y productos más naturales exponiéndose a plagas que pudieran arruinar su negocio. Hasta hace poco, la prioridad era clara: pesticidas (pese a sus muchas externalidades negativas). Pero de forma paralela, los consumidores se han vuelto más exigentes.
La consecuencia es un mercado de productos libres de pesticidas que, en paralelo al apogeo del vegetarianismo y el veganismo, ha creado grupos de consumidores muy preocupados por el origen y el modelo de producción de su comida. ¿De qué modo pueden los agricultores cuadrar el círculo, combatir las plagas al tiempo que colocando en el mercado verduras y cereales libres de pesticidas? Hasta ahora, se han experimentado diversas respuestas. La última es simple: plantar flores.
Así lo corrobora, al menos, un proyecto llevado a cabo en Reino Unido. Durante cinco años, un grupo de investigadores monitorizó varias cosechas en las que plantaron diversas hileras de flores autóctonas. Las flores se plantaban en el interior del campo, una imagen inusual, y la idea de fondo era sencilla: permitir que insectos locales y predadores pudieran acceder con facilidad a otros insectos que pudieran echar al traste la cosecha (y con ella, la economía del agricultor).
El resultado ha sido positivo. Según se explica en el estudio, las hileras de flores interiores (colocadas estratégicamente a cien metros las unas de las otras) fomentó la llegada de predadores naturales como especies de abejas autóctonas, avispas y escarabajos de diversa condición. Al ubicarse en el centro del campo, el radio de acción de los bichos era lo suficientemente amplio como para atacar y devorar a cualquier insecto-peste que encontraran en su camino. Una solución armónica.
Flores MejorUn ejemplo experimental en una granja suiza. (Agroscope/Flickr)
El trabajo se realizó a lo largo de un lustro en quince campos separados y repartidos a lo largo del centro y el este de Inglaterra. El éxito del proyecto preliminar ha alentado uno nuevo que se extenderá durante los próximos años. En él, las hileras de flores contarán con alrededor de seis metros de longitud y no acapararán más del 2% de la superficie cultivable. Su utilidad resiste al paso de las estaciones, y permanecen pese al sistema de rotación de cultivos (desde el trigo hasta la cebada).
Tradicionalmente, los campos de flores quedaban lejos o alrededor de los campos trabajados por los agricultores. Desde un punto de vista de la movilidad invertebrada, era una mala idea: pese a que la fauna predadora local podía acabar con pestes cercanas en el extrarradio del cultivo, lo tenía complejo para alcanzar el corazón del mismo (pensemos en un humilde escarabajo y su pequeño radio de acción). Tan revolucionaria (y simple) propuesta como mover los ecosistemas florales al centro parece haber dado sus frutos.
Das FutureAdiós pesticidas. (Flickr/Agroscope)
Suiza lleva años aplicando similares soluciones (siempre de forma experimental) en un puñado de cosechas. Allí, los investigadores han utilizado un rango de entre trece y dieciséis especies de flores (como el aciano, el culantro europeo o la amapola) para crear espacios donde los predadores naturales puedan actuar. Los resultados también han sido positivos y, al parecer, han tenido un efecto beneficioso no sólo en la reducción de las cosechas, sino en los ecosistemas locales y en la productividad.
Muchos granjeros y agricultores suizos se pueden acoger a un sistema de ayudas para compensar ecológicamente los cultivos. Ninguno de los proyectos puede, por el momento, eliminar al completo los pesticidas, y en el caso británico uno de los principales retos es acercar a las flores/predadores naturales al centro de las cosechas sin que se vean afectados por los pesticidas. Pero sí han logrado reducir significativamente su uso y avanzan un futuro, quizá, sin tantos componentes químicos.
Larga vida a las abejas, una vez más...

27 jul. 2020

Un vecino de Salceda pide embargar a un banco por no cumplir un sentencia

Un vecino de Salceda ha iniciado el procedimiento para embargar las cuentas del Banco Santander depositadas en el Banco de España porque no le paga 13.000 euros que le debe por una sentencia judicial firme. El afectado invirtió esta cantidad en la adquisición de participaciones preferentes en el Banco Popular y perdió su dinero cuando se canjearon en acciones que perdieron su valor. El fallo del juzgado de primera instancia número 2 de O Porriño, confirmado por la Audiencia Provincial, estimó su demanda y anuló la orden de compra de participaciones preferentes, condenando al banco a devolver el capital y los intereses.
El fallo estima que los demandantes no tienen estudios especializados en el sector financiero ni fueron informados en su momento de la adquisición de los riesgos del producto. La orden de contratación tampoco constaba firmada por ellos, ni consta acreditado que se les entregaran los trípticos informativos o que hubieran recibido de la entidad bancaria información suficiente». Llegada la hora de cumplir el fallo, el banco no da señales de vida. El vecino, defendido por la abogada María Núñez González, manifestó que «mi opinión es que es una vergüenza que el banco llegue a estos extremos para pagar algo que salió a mi favor en dos juicios».

26 jul. 2020

Las Fiscalía de Málaga pide el cierre del medio Alerta digital por incitación al odio

Los artículos de opinión, "noticias" y comentarios han sido publicados desde 2013 y van especialmente dirigidos contra las personas de origen magrebí o que profesen la religión musulmana, según el escrito acusatorio, al que ha tenido acceso Efe.

Para la difusión de estos mensajes, el acusado presuntamente ha utilizado un formato "a priori de un periódico digital convencional, de manera que se pueden leer noticias relativas a diversos asuntos de actualidad, tanto nacionales como internacionales, al menos desde 2013 a 2018", según artículos adjuntos al escrito acusatorio.

"Línea editorial unívoca"
La fiscal explica que cuando se hace un examen detenido a la página web "muestra una línea editorial unívoca y consistente cuya principal idea es la de señalar la inmigración, especialmente de origen africano, a Europa, en general, y a España, en particular, como una invasión dirigida a la destrucción del pueblo europeo".

Para ello identifican a refugiados, solicitantes de asilo e inmigrantes, sobre todo musulmanes, "como criminales o delincuentes en potencia, parásitos del sistema e indignos de residir en Europa", siempre según la versión acusatoria.

Estrategias
Para lograr ese objetivo de presentar el islam y a quienes profesan dicha religión como un peligro para los españoles y europeos "y sembrar una sensación de inseguridad que genere animadversión y hostilidad frente a dicho colectivo", el acusado utiliza diversas estrategias.

De un lado, "la difusión de diversos artículos de opinión, muchos de ellos sin contrastar, manipuladas o manifiestamente falsas, en los que identifica a todos los musulmanes con los terroristas del DAESH o del ISIS, al tiempo que se afirma su negativa a integrarse en los países europeos que les acogen y su intención de destruir a los residentes".

En muchos casos, "el autor del artículo que se publica es un tercero y su copiado (se desconoce si con autorización o sin ella) de otro medio, pero se utiliza un titular distinto al original, mas sensacionalista y con una mayor carga valorativa, destinado a causar alarma entre los lectores".

En el escrito acusatorio también se acusa a dos colaboradores y se pide para cada uno de ellos tres años de prisión y diez meses de multa con una cuota diaria de diez euros.