23 sept 2022

El mayor fondo de pensiones danés acusa al capital riesgo de estafa piramidal

La industria del capital riesgo se enfrenta a una grave acusación proveniente de un inversor profesional de calado, el mayor fondo de pensiones de Dinamarca. 

En concreto, un alto directivo de ATP, Mikkel Svenstrup, ha afirmado que el capital riesgo cada vez se parece más a una estafa piramidal, en el sentido de que las grandes firmas del sector se compran las compañías entre ellas, proporcionándose liquidez e inflando los precios. 

Esto sucede a un nivel que “no es bueno para el negocio”, según ha dicho este ejecutivo, en unas declaraciones reproducidas en el Financial Times. 

Empresas traspasadas entre dos fondos de capital riesgo del mismo grupo

Para ilustrar la escala de lo que está sucediendo, el director de inversiones de ATP ha informado de que, el año pasado, el 80 por ciento de las desinversiones que se efectuaron dentro de la cartera de capital riesgo del fondo de pensiones se vendieron a otras empresas clave del sector o, incluso, se traspasaron entre dos fondos controlados por el mismo grupo. 

“Nosotros somos un gran fondo de inversión. Tenemos cientos de fondos y miles de compañías. Esto no es bueno para el negocio, ¿vale?”, ha explicado Svenstrup.

“Potencialmente, e insisto en lo de potencialmente, esto es el inicio de un esquema piramidal. ¿Todos se están vendiendo entre sí?, ¿y los bancos están prestando dinero? Estas son las preocupaciones que estoy compartiendo”, ha añadido. 

ATP, el mayor fondo de pensiones de Dinamarca

ATP es un importante actor dentro de la industria de los fondos de capital privado.  

Específicamente, gestiona unos 119.000 millones y ha comprometido dinero para 147 fondos de este tipo, según datos de PitchBook reproducidos por Financial Times. 

Si bien, ante la situación que ha descrito Svenstrup, ATP ha ido recortando recientemente las inversiones que dedica a la industria del capital privado. 

La denuncia menciona trucos para manipular la rentabilidad de los fondos

De hecho, un punto de las declaraciones de Svenstrup resulta especialmente alarmante.

Es cuando dice que ahora toca “analizar con mucho cuidado quién ha estado utilizando trucos para manipular la TIR o tasa interna de rendimiento de las inversiones”. 

En todo caso, Svenstrup también ha reconocido el papel clave que la industria del capital privado ha jugado para acelerar el crecimiento de algunas compañías, facilitando su salida a bolsa en algunas ocasiones. 

Asimismo, el CIO de ATP descartado un desplome total del mercado del capital privado. 

El fondo de pensiones danés anticipa bajos retornos

“No es que crea que el mercado del private equity se vaya a despeñar. Pero creo que vamos a ver bajos retornos y costes elevados”, ha aseverado este experto. 

Asimismo, el “crecimiento exponencial” que ha registrado este mercado en los últimos años ante la falta de rentabilidad de otros activos, se frenará “en algún momento”, pues “es cuestión de tiempo que esto ocurra”, ha dicho el CIO de ATP. 

Pero las dudas expresadas por Svenstrup (en la conferencia IPEM sobre capital privado, celebrada en Cannes) no solo cobran importancia por la relevancia de la institución que representa. 

El CIO de Amundi expresó dudas similares en junio pasado

Asimismo, otro factor que incrementa la preocupación es el hecho de que el director de inversiones de Amundi Asset Management (una de las mayores gestoras de fondos de Europa), Vincent Mortier, ya expresara dudas similares en junio pasado.

Mortier dijo específicamente que algunas parte de la industria del private equity “parecen una estafa piramidal, de alguna manera”. 

fuente

22 sept 2022

"Con las redes sociales los tontos proliferan"

El aspense Fernando Botella siente fascinación por las personas y por todo lo que guarda relación con la vida y el cerebro. Por eso estudió Biología y se especializó en Fisiología Animal y Sistema Nervioso Central. Se dedica a la transformación de las personas y es experto en motivación, liderazgo, formación y desarrollo de ejecutivos y directivos.

En el año 2007 fundó Think&Action, de la que es CEO, y compagina sus conferencias y publicaciones de libros con la enseñanza como profesor colaborador en universidades y escuelas de negocio como la Universidad Central de Florida, la Universidad de Harvard, ESADE e ICADE. Ha regresado a Aspe, su pueblo natal, para hablar de su último libro: "La Fuerza de la Ilusión", una invitación a adentrarse en el mundo de la ilusión y del ilusionismo empresarial para alcanzar el éxito y la excelencia, tanto profesional como organizacional.

¿Cuáles son esos diez principios mágicos que plasma en "La Fuerza de la Ilusión" para alcanzar el éxito y la excelencia profesional y organizacional?

En el libro “La Fuerza de la Ilusión” identificamos diez principios empleados por los magos, pero que en realidad funcionan en cualquier contexto. Desde el “nunca reveles tu secreto”, para mantener vivo el misterio, hasta “practica hasta alcanzar la excelencia”, y es que la práctica y el entrenamiento hacen al maestro. Otros principios mágicos son “reinvéntate” para no repetirte; “cuida a tu público” –la atención al cliente es hoy más que nunca un factor decisivo de competitividad empresarial–; “busca efectos extraordinarios” –el famoso efecto ‘wow’ que tanto persiguen las empresas, o “cree en tu magia”, porque si tú no crees en tu producto, ¿quién lo va a hacer? 

¿Y si después de aplicar esos principios no se consigue el objetivo...?

Puede suceder, claro, pero lo normal es que si se siguen estas recomendaciones lleguen los resultados. En este punto es fundamental el manejo de las expectativas. Porque si los objetivos que nos marcamos quedan claramente fuera de nuestras capacidades, hay muchas posibilidades de que nos estrellemos, con o sin principios mágicos. En cambio, si nos fijamos metas que sean ilusionantes y retadoras pero también realistas nuestras opciones aumentarán considerablemente.

¿Cómo pueden las empresas dejar huella en la mente del consumidor?

Hay diferentes maneras de conseguir colarse en la mente y en el corazón del consumidor. Están las estrategias de posicionamiento, el branding, una gran atención al cliente… Yo diría que la mejor estrategia es la que reúne una combinación de todos esos elementos. Y, sobre todo, la que logra ese efecto ‘wow’ del que hablaba antes, que va más allá de la calidad de un servicio y trasciende una serie de funcionalidades y atributos de un producto. La estrategia que toma una relación que en principio era meramente comercial y la convierte en una experiencia memorable y centrada en las personas.  

¿Las empresas tradicionales están dispuestas a adentrarse en el mundo de la ilusión o prefieren seguir ancladas en el pragmatismo?

Hay un poco de todo. Lo que está claro es que aquellas empresas que no partan de la ilusión – que no del “ilusionismo”, importante matiz –, que no generen energía positiva entre sus equipos y que no contagien a sus colaboradores y clientes la defensa de los valores de la marca lo pasarán mal. Y esto aplica tanto para las empresas tradicionales como para las nuevas. 

Si los objetivos que nos marcamos quedan fuera de nuestras capacidades hay muchas posibilidades de que nos estrellemos

¿Hay empresarios que sin saberlo aplican la fórmula mágica para triunfar?

Claro que sí. El mundo de la ilusión no va tanto de saber como de hacer, y hay empresas y empresarios que son unos auténticos crack en eso de generar ilusión y de sorprender permanentemente a sus clientes. Incluso cuando no son conscientes de que lo están haciendo, lo hacen. 

¿El líder nace o se hace?

Sin ninguna duda, se hace. El líder se forma a través de cientos de horas de entrenamiento y de miles de horas de práctica, creciendo, mejorando y desarrollándose continuamente. Eso no quiere decir que no haya personas que ya traigan de serie unas excelentes capacidades para el liderazgo. Pero también esas habilidades innatas o potenciales hay trabajarlas y pulirlas con mucho entrenamiento para hacerlas brillar. 

Según su libro la fuerza viene de la ilusión...pero si no se tiene ilusión ¿cómo se puede conseguir la fuerza?

Hay un poco de pescadilla que se muerde la cola en esta ecuación. La ilusión lo es todo, sin ella no hay aventura posible. Se suele decir que cuando alguien pierde la fe en el futuro pierde la fuerza en el presente. Cambia “fe” por “ilusión” y el resultado es idéntico. Nuestro futuro comienza construirse en el presente. Por eso limitarse a esperar a ver si la tormenta escampa y las cosas mejoran no es una buena opción. Las cosas empezarán a mejorar en el futuro si empujamos ese cambio en el presente. ¿Cómo se consigue? Hay que tener expectativas, planes, sueños… Un objetivo que nos ponga en movimiento. 

Hay empresarios que son unos auténticos crack en generar ilusión y sorprender a sus clientes y lo hacen, incluso, sin ser conscientes

¿Triunfar lo es todo en la vida?

Se me ocurren dos posibles respuestas a esa pregunta. Si el triunfo consiste en estar en la cima todo el tiempo y a toda costa, la respuesta es ¡por supuesto que no!. Ahora bien, si por triunfo entendemos la capacidad de conocernos a nosotros mismos y de relacionarnos de un modo sano con los demás y la habilidad para utilizar de la mejor forma posible el tiempo que se nos concede en la vida, entonces la respuesta es: ¡me apunto a eso de triunfar!.

En la sociedad actual existe un enfermizo deseo de ser el primero: ¿Puede ser contraproducente?

Totalmente. Antes en cada pueblo había un “tonto”. Ahora, con las redes sociales, los tontos proliferan, se unen y llegan a la conclusión de que, como son muchos, tal vez los tontos sean los demás después de todo. El postureo de redes sociales, el deseo enfermizo de figurar, de mostrar a los demás lo “guay” que somos, se ha convertido en una auténtica enfermedad. ¿Contraproducente? Más bien dramático.

En cualquier proyecto vital o profesional ¿qué porcentaje le da a la suerte y qué porcentaje al esfuerzo?

El factor suerte existe, es algo que no se puede negar ni controlar. Y la suerte a veces sopla de cara y a veces en contra. Es algo que está ahí y hay poco que podamos hacer al respecto. Pero lo que sí podemos hacer es tratar de intervenir en todo ese amplio espacio que queda por fuera de los márgenes del puro azar. Es decir, prepararte muy bien, trabajar, estar atento a las oportunidades y listo para aprovecharlas cuando se presenten. De este modo podemos reducir el peso que la suerte va a tener en nuestra vida. Y lo que es más importante, estaremos en mejor posición para tratar de compensar esos momentos en los que la suerte nos sea esquiva. 

En tiempos de escasez es cuando, más que nunca, tenemos que hacer el esfuerzo de tratar de ver el vaso medio lleno y no medio vacío

¿Cómo se puede ilusionar a la gente en estos tiempos de guerra, crisis energética, inflación, incertidumbre...?

Con lo que yo llamo una mente de abundancia. Y es que en tiempos de escasez es cuando, más que nunca, tenemos que hacer el esfuerzo de tratar de ver el vaso medio lleno y no medio vacío. Hay que desterrar los pensamientos negativos y sustituirlos por ilusión, por avances, por nuevos proyectos. Hay problemas, sí, pero no los hagamos todavía más grandes lamentándonos por ellos. Una mente de abundancia implica trabajar mucho, entrenarse, ilusionarse y seguir llamando a puertas incluso cuando nos la acaben de cerrar en las narices. Y requiere hablarnos a nosotros mismos con generosidad. Hay que ser autoexigentes, pero también debemos aprender a tratarnos bien en ese dialogo interior que todos mantenemos con nosotros mismos.  

El líder no nace, se hace a través de cientos de horas de entrenamiento y de miles de horas de práctica, creciendo, mejorando y desarrollándose continuamente

¿Qué aconsejaría a los pesimistas, a los derrotistas, a los agoreros y a los incrédulos?

Que abandonen esas posiciones porque no conducen a ningún sitio. Como alternativa, yo les aconsejaría que se hicieran optimalistas. Y ojo que no he dicho “optimistas”, sino “optimalistas”. La diferencia entre estos conceptos está en que mientras que el optimista cree, obcecadamente, que las cosas mejorarán, que los astros de confabularán para que le salgan mejores cartas en la próxima mano, y no contempla otra opción, el optimaslista se adapta a la mano que le ha tocado jugar y sabe sacar el máximo provecho de ella. Es decir, analiza la situación con realismo, pero en lugar de lamentarse por aquello que no puede controlar, se preocupa por mejorar aquello en lo que sí está en su mano intervenir. 

La ilusión lo es todo, sin ella no hay aventura posible porque cuando alguien pierde la fe en el futuro pierde la fuerza en el presente

¿Ha dudado usted alguna vez de sus propios principios?

¡Todos los días! La duda es necesaria para crecer. Necesitas cuestionártelo todo continuamente, cuestionarte el statu quo y cuestionarte a ti mismo. Solo así se puede avanzar. 

El postureo de redes sociales, el deseo enfermizo de figurar y mostrar a los demás lo “guay” que somos, se ha convertido en una auténtica enfermedad

Usted forma a ejecutivos y directivos de grandes compañías. ¿Impera en ellos el único deseo-objetivo de incrementar la cuenta de beneficios o son conscientes del día a día de millones de familias que luchan por llegar a final de mes?

Me he encontrado de todo. Directivos que solo piensan en los beneficios y directivos que prefieren poner el foco en las personas, en los empleados y sus familias, en los clientes. Hay que encontrar un cierto equilibrio. Una empresa no puede sobrevivir sin beneficios, igual que una persona necesita oxígeno para mantenerse con vida. Sin embargo, que necesitemos oxígeno no hace que estemos permanentemente con toda nuestra atención puesta en el acto de respirar. Creo que obtener beneficios no es para nada incompatible con pensar en el bienestar de las personas. De hecho, las empresas realmente buenas obtienen beneficios porque piensan mucho en las personas.

Hay directivos que solo piensan en los beneficios y directivos que prefieren poner el foco en las personas, en los empleados, en sus familias y en los clientes

¿Cómo fue su infancia y juventud en Aspe?

Muy feliz y muy entrañable. Una época llena de recuerdos maravillosos, de aprendizajes y de descubrimientos. Una época de familia, de abuelos, de música, de primeros amores, de amigos y de empezar a conformar y vislumbrar el adulto que más tarde fui y soy. Si hablamos de ilusión, en Aspe me llené de ella en grandes dosis durante aquellos primeros años.

Las cosas empezarán a mejorar en el futuro si empujamos ese cambio en el presente y para eso hay que tener expectativas, planes, sueños… Un objetivo que nos ponga en movimiento

¿Cuáles son sus próximos retos?

Tengo muchos porque ya sabemos que un futuro ilusionante necesita retos para empezar a cobrar forma en el presente. ¿Los míos? Hay un nuevo libro en ciernes que se publicará durante 2023. También continuaremos con el proceso de actualización de mi empresa, Think&Action, para adaptarla a los nuevos desafíos digitales que surgen constantemente. En ese sentido, seguiremos incorporando nuevas competencias y habilidades al equipo y desarrollando nuevas metodologías más adaptadas a los nuevos ecosistemas. Y a nivel más personal, como curioso incorregible y aprendiz continuo que soy, seguir desarrollándome y reinventándome. Y, por supuesto, como todo un buen mago, pretendo seguir sorprendiendo. A mí mismo y a los demás.  

fuente

21 sept 2022

Con su acuerdo, nosotros y nuestros socios usamos cookies o tecnologías similares para almacenar, acceder y procesar datos personales como su visita en este sitio web. Puede retirar su consentimiento u oponerse al procesamiento de datos basado en intereses legítimos en cualquier momento haciendo clic en "Más información" o en nuestra Política de privacidad en este sitio web. Ver nuestros socios Nosotros y nuestros socios hacemos el siguiente tratamiento de datos: Almacenar o acceder a información en un dispositivo, Anuncios y contenido personalizados, medición de anuncios y del contenido, información sobre el público y desarrollo de productos, Cookies necesarias para el funcionamiento del site, Datos de localización geográfica precisa e identificación mediante las características de dispositivos Más información → Aceptar y cerrar HOY HABLAMOS DE… Ley de Vivienda Lesmes Crecimiento económico PP Feijóo Inflación Ciudades Ficción elDiario.es Periodismo Pedro Sánchez Jane Goodall Protestas en Rusia Putin Prisioneros de guerra Coches en el Retiro Internacional Socialista Ley contra la trata Pegasus Mallorca Festival de San Sebastián VTC Zahara Parques Sáhara Podemos Selección femenina de fútbol Las de la última fila Santi Mina Fumar en terrazas Nacho Cano Telemadrid Metaverso Donald Trump Irán Series de la semana Dolores Delgado Calendario laboral Madrid El diario Hazte socio/a Inicia sesión Política Economía Igualdad Educación Clima Salud Internacional Desalambre Cultura Festival DIRECTO | FESTIVAL ELDIARIO.ES Coloquio sobre la cuarta ola feminista que sacude el mundo Bruselas advierte de que los ingresos de los impuestos “son muy necesarios” en plena carrera del PP por bajarlos

La Comisión Europea lo tiene claro. Apuesta por intervenir el mercado eléctrico de urgencia; aboga por reformarlo y quiere limitar los beneficios de las empresas energéticas. El Ejecutivo comunitario, además, recuerda que Europa vive un contexto de guerra, tras la invasión rusa de Ucrania hace siete meses, la inflación desatada en el 9,1% y la necesidad de sostener a familias y empresas.

En España, por contra, el PP sucumbe a las bajadas de impuestos para ricos que abandera la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso. “Estoy cansado de que muchos empresarios andaluces residan en Madrid”, ha asegurado el presidente de Andalucía, Juan Manuel Moreno, al anunciar la supresión del tributo sobre el Patrimonio, mientras su partido exige financiación para competencias autonómicas, como Educación, Sanidad o Dependencia.

¿Y qué opinan en Bruselas? “En el contexto actual, los recursos fiscales son muy necesarios, necesitamos ingresos”, explican fuentes comunitarias: “España está recibiendo ahora mucho dinero de los fondos de recuperación y resiliencia y, por decisión propia, ha decidido canalizar buena parte de ese dinero a través de las comunidades autónomas. Pero ese dinero se acabará [en 2026]”.

Uno de los hitos dentro del plan de resiliencia español es la reforma fiscal, que será evaluada dentro de un año en Bruselas, y en la que España se juega un varios miles de millones. “Siempre es importante racionalizar impuestos, mirar bonificaciones y, también, tener en cuenta qué impuestos se tocan en un país con tasas de paro como tiene España”.

“Hay que ver a quiénes afectan los recortes de impuestos y a quiénes no”, afirman fuentes comunitarias en un momento en el que las comunidades del PP están a la carrera por bajar impuestos a los ricos. “En el contexto actual, cuando hay que apoyar las consecuencias de la guerra, los ingresos de los impuestos son muy necesarios. Con vistas a la reforma, hay que plantear recaudar de la forma más eficaz posible, y en eso estamos”.

Funcionarios de la Comisión Europea han pasado tres días en España evaluando la aplicación y los cumplimientos del plan de recuperación español.

“Históricamente España ha tenido retrasos en la absorción de los fondos de cohesión, pero lo que estamos viendo ahora con el plan de recuperación es que está yendo muy rápida. Aún es pronto, quedan años de plan, pero, de momento, no hay problemas de absorción, el dinero está llegando. Cuando vemos lo lejos que hemos llegado, cuánto se ha hecho y cuánto se ha transferido a las comunidades para hacer inversiones, nos hace ser muy optimistas. Es más rápido de lo que habíamos visto hasta ahora”, afirman fuentes comunitarias.

Del mismo modo, las fuentes consideran que los “riesgos fiscales” relativos a la sostenibilidad de las pensiones están en cuarentena hasta que España entrega su plan de equidad intergeneracional y todas las reformas previstas para los próximos meses. A partir de ahí, Bruselas evaluará si sigue viendo “riesgos” y, en función de eso, desembolsará o no otros 10.000 millones en el próximo verano correspondientes a esta parte de la reforma.

fuente

20 sept 2022

La ciencia alerta otra vez sobre un efecto dominó en el clima

Hay un aspecto crucial que diferencia el cambio climático de otras amenazas del pasado como, por ejemplo, el agujero de la capa de ozono: la inercia. Gracias al protocolo de Montreal aprobado en 1997 se dejó de emitir los gases que estaban destruyendo el escudo natural que nos protege de la radiación ultravioleta. De esta forma, poco a poco, la concentración de ozono se va recuperando.

Con los gases de efecto invernadero no ocurre lo mismo. Todo el dióxido de carbono que se ha liberado en las últimas décadas permanecerá en la atmósfera alrededor de un siglo. Incluso aunque pudiera reducirse a cero la huella de carbono en este preciso instante, la inercia del calentamiento seguirá actuando durante décadas. 

La inercia que gobierna el sistema climático incluso puede desencadenar procesos de retroalimentación que pongan en marcha un efecto dominó que acabaría elevando la temperatura media global muy por encima de los límites recomendados. Precisamente un artículo publicado recientemente en la prestigiosa revista Science vuelve a poner el foco sobre los puntos de no retorno.

El clima habitable de la Tierra depende de una serie de mecanismos de regulación, desde las corrientes oceánicas al hielo de los polos. La ciencia ha contabilizado 16. Entre ellos también se encuentran los bosques boreales y la selva amazónica. Cada uno juega su papel para que la temperatura mundial sea compatible con la inmensa biodiversidad que hay en el mundo.

El estudio asegura que en el contexto actual de aumento de temperatura hay ya cinco mecanismos naturales de regulación climática a punto de cruzar el límite de no retorno. Son las capas de hielo de Groenlandia y la Antártida Occidental, el deshielo abrupto generalizado del permafrost, el colapso de la corriente del Mar de Labrador y la muerte masiva de los arrecifes de coral.

Los autores de la investigación sostienen que la Tierra se encamina ahora mismo a un calentamiento mínimo de 2,7 grados, muy por encima del objetivo fijado en el Acuerdo de París, de 1,5 grados. A partir de 2 grados otros cuatros mecanismos entrarían en una fase de no retorno. Esto activaría un efecto dominó que elevaría la temperatura por encima de 4 grados y provocaría el colapso de las piezas restantes del puzle. El mundo, tal y como lo conocemos, sería completamente diferente. 

fuente