1 jun. 2016

La belleza

fuente: Adaia Sendra Bay
Tú no eres consciente de la belleza que hay en ti. Tú nunca has visto el brillo de tus ojos cuando te emocionas al hablar de algo que amas, cuando lloras de la risa sin importarte lo ridículo que puedas parecer. Tú no sabes lo precioso que te ves cuando pides perdón de corazón o cuando bailas desinhibido sin pensar en si lo estás haciendo bien o no. Cuando no puedes más y te derrumbas, mostrándote sinceramente desnudo e irracional, sintiéndote vulnerable. Tu cara de idiota cuando piensas en esa persona especial o las que pones cuando haces el amor. Esa maravillosa sonrisa de satisfacción cuando alcanzas tus objetivos después de haberte esforzado tanto. Cuando sueñas despierto con la mirada perdida, absorto en tus pensamientos y deseos más profundos. 


Tú no sabes lo realmente guapo que eres porque simplemente no te has visto. Nunca has visto más allá de tu reflejo en un espejo o unas pocas imágenes estáticas de ti mismo en fotografías. No entiendo como un concepto tan abstracto y subjetivo como la belleza se intenta materializar tanto. Se limita, se estereotipa y se estipula, hasta el punto en el que haya un rango de peso, una talla de pantalón, de sujetador y concretas facciones en tu rostro que te definan como alguien “aceptablemente guapo”. Se sexualiza, se comercializa en marcas publicitarias, se vende la belleza apta para consumo. Y si no entras en los cánones no te preocupes, ellos tienen la solución; cremas antienvejecimiento, dietas insanamente estrictas, maquillaje para tapar tus “defectos”, cirugía para corregirlos y un largo etcétera. Esa belleza que te venden no es real, se la han inventado para que tú pagues por ella, cualquier dia tendremos que pagar por el aire que respiramos. No te dejes engañar por alguien que tenga un interés egoísta en tu aspecto. Cada ser contiene una belleza personal, particular y única, y se expresa al exterior a través de tu cuerpo, él es el único al que le debes cuidado y respeto “hasta que la muerte os separe”. Puedes estar seguro que eres espectacularmente guapo cuando no pretendes impresionar con falsas apariencias, cuando no intentas encajar y te muestras ante el mundo natural, auténtico. No me habléis de belleza, porque no tenéis ni puta idea.
Publicar un comentario